Aprilia presentó este jueves en Noale la nueva RS-GP, la moto con la que Aleix Espargaró y Scott Redding tratarán de dar un paso adelante que les acerque a los más rápidos.

El español logró su mejor resultado de la pasada temporada en el estreno, en Qatar, donde concluyó el sexto. En noviembre, Aleix Espargaró finalizó el 15º en las estadísticas, muy por delante de su entonces compañero, Sam Lowes, que terminó el último de entre los corredores que disputaron todo el Mundial.

Con vistas a este 2018, Aprilia le ha dado la vuelta a su prototipo para adaptarlo a las exigencias de Espargaró, que en los tres test invernales (Malasia, Tailandia y Qatar) se mostró encantado con su rendimiento en aquello relativo al chasis.

Lee otras noticias de Aprilia en Motor1:

El mayor de los hermanos de Granollers (Barcelona), sin embargo, lleva meses pidiendo más potencia. Inicialmente, Aprilia debía introducir un nuevo motor, más potente y más fiable, en los últimos entrenamientos de Losail.

No obstante, Aprilia decidió posponer el estreno de este propulsor hasta la primera cita del calendario, prevista para el 18 de marzo.

“Esta es una moto fantástica que va muy bien con mi estilo. El año pasado fue muy bien, y junto a Romano Albesiano [el director técnico] y los demás ingenieros, hay muy buena comunicación”, comentó Espargaró durante el evento.

“El objetivo para 2018 es estar cada vez más cerca de los primeros; luchar permanentemente por meternos entre los diez primeros y ocasionalmente entre los cinco primeros”, añade el español, que contará con Scott Redding como vecino de taller.

“He entrenado mucho y he perdido entre cuatro y cinco kilos para encajar mejor en la moto”, desveló el británico.

Fuente: Motorsport.com

Aprilia RS-GP 2018