Tras cuatro años a la venta, el SUV de BMW se renueva, manteniendo su linea coupé, al tiempo que estrena grandes novedades, como las versiones deportivas M40i y M40d.

Siguiendo la estela de éxito del X6, BMW se decidió a lanzar un segundo SUV, con ciertos rasgos de coupé, en el año 2014. Desde entonces, ha vendido más de 200.000 unidades del X4, un modelo cuya nueva generación acaba de presentar. 

Sin embargo, aunque la presentación ante el gran público tendrá lugar durante el próximo salón de Ginebra, hoy mismo, hemos tenido la oportunidad de conocer en directo el nuevo BMW X4 2018, en la sede madrileña de la marca. Por tanto, ya podemos ofrecerte las primeras sensaciones reales y descubrir mejor cuánto cambia este todocamino, que llegará a los concesionarios en junio o julio, aunque ya se acepten pedidos. Hasta entonces, ahí va toda la información...

BMW X4 2018

BMW X4 2018: más grande

Lo primero que debemos dejar claro es que, a pesar de la juventud del modelo, lanzado en 2014, no nos encontramos ante un mero restyling, sino ante un modelo completamente nuevo. Una maniobra que permite a la marca colocarlo a la par del X3, que llegó al mercado a mediados de 2017.

Aclarado este punto, los cambios estéticos del nuevo modelo saltan a la vista: cambian por completo los grupos ópticos, los paragolpes o la parrilla frontal, mientras que la caída del techo es mucho más pronunciada. En este sentido, llama especialmente la atención la zaga, con unos pilotos horizontales, con diseño 3D y unos trazos mucho más estilizados. Puede que sea una apreciación personal, pero en conjunto, la parte trasera recuerda a la del Mercedes-Benz GLC Coupé. 

Además, de cara a adaptar la imagen del coche al gusto del conductor, existen tres líneas de acabado, llamadas xLine, M Sport X y M Sport, así como la posibilidad de optar por elementos como unas llantas de aleación de 21 pulgadas o los accesorios del catálogo BMW Individual.

Sin embargo, aunque no resulte tan evidente, lo que más llama la atención es el crecimiento que experimenta el nuevo BMW X4 2018. Mide 4,75 metros de longitud, 1,92 de anchura y 1,62 de altura, lo que supone un incremento de 8,1 centímetros a lo largo y de 5,4 a lo ancho, mientras que la altura apenas se reduce 3 milímetros. También aumenta la distancia entre ejes, 5,4 centímetros, hasta alcanzar los 2,86 metros.

BMW X4 2018

Menos peso, más equipamiento

Según palabras de la propia marca, el peso del BMW X4 2018 se ha reducido hasta en 50 kilos, comparado con el modelo precedente, gracias al empleo de las medidas BMW EfficientLightweight, mientras que el coeficiente aerodinámico (Cx) también es bastante mejor: 0,30 frente a 0,33 de su antecesor. 

El habitáculo está homologado para cinco ocupantes, aunque, después de habernos subido, la sensación es que solo cuatro viajarán a sus anchas. En mi caso, que mido 1,80 metros, el espacio para las piernas me parece bueno, y la anchura de la plaza central, correcta. Ahora bien, es en altura donde las cosas van un poco más justa. En la unidad a la que hemos tenido acceso, un xDrive25d con techo panorámico, me sobran unos centímetros en las dos butacas laterales, mientras que, en la del centro, toco con el techo. 

El diseño del salpicadero resulta más moderno y atractivo, ya que sigue la línea marcada por el propio X3, al tiempo que se equipa la última evolución del sistema iDrive y el control por voz, de serie, así como el sistema de manejo por gestos, como opción. 

Por su parte, el maletero ya alcanza los 525 litros de capacidad, que son 25 más que el X4 anterior... y 25 menos que la generación actual del X3. Entre sus ventajas, el portón cuenta con apertura y cierre eléctricos. 

BMW X4 2018

En materia de ayudas electrónicas a la conducción, puede incluir 'gadgets' como el sistema de proyección de información en el parabrisas Head-Up Display, mientras que el paquete Driving Assistant Plus incluye elementos como el control de velocidad de crucero adaptativo con función Stop & Go, el sistema de alerta por cambio involuntario de carril, el de control del ángulo muerto, el de aviso de tráfico cruzado trasero y el de cruce de carreteras. Por supuesto, también se asoma a la conducción autónoma, con el sistema de dirección semiactivo. 

Respecto a la dinámica, se anuncia de serie la inclusión de la suspensión M Sport, el sistema de reparto selectivo de par Performance Control y la dirección deportiva con asistencia variable. También, el control dinámico de la conducción Driving Experience Control, con hasta cuatro modos: SPORT, COMFORT, ECO PRO, SPORT+ y ADAPTIVE. Como opción, se ofrecen los frenos M Sport, así como el diferencial deportivo M Sport, para el eje posterior. 

BMW X4 2018

Siete versiones y hasta 360 CV de potencia

De inicio, BMW anuncia la llegada de hasta siete variantes diferentes, entre mecánicas de gasolina y ciclo diésel, todas turboalimentadas, con tracción total xDrive y transmisión automática con convertidor de par Steptronic, de ocho marchas. Algo que también se emplea para diferenciarlo del X3, que cuenta con una versión dotada de propulsión trasera y caja de cambios manual, de seis marchas. 

Eso sí, hay que aclarar que, en algunos casos, se opta por la denominada Steptronic Sport (o deportiva), que se diferencia por una gestión electrónica específica y por incluir levas tras el volante y el control de arrancada Launch Control. 

Entre los de gasolina, la oferta comienza con dos opciones de cuatro cilindros, xDrive20i, con 184 CV, y xDrive30i, con 252, y finaliza con la auténtica estrella de la gama, el M40i, con arquitectura de seis cilindros y 360 CV. Este último modelo, que llegará sobre el mes de agosto, alcanza los 250 km/h de velocidad máxima (autolimitada) y acelera de 0 a 100 en 4,8 segundos.

Pasando a los de ciclo diésel, encontramos los xDrive20d, de 190 CV, y xDrive25d, 231 CV, ambos tetracilíndricos, y los conocidos como xDrive30d, de 265 CV, y M40d, de 326, ya con seis cilindros.

¿Qué mas te podemos contar? Que no deberíamos descartar una versión híbrida enchufable, ya que el compromiso de BMW, para los próximos años, es que todos los modelos tengan variantes iPerformance y M Performance. ¿Y los precios? Pues todavía no se han anunciado, pero deberían ser unos 3.000 euros superiores al X3 equivalente, por lo que podrían arrancar en unos 53.500 euros.

Más noticias sobre BMW:

BMW X4 2018