El nuevo videojuego del Mundial de Rallies presenta tramos reales de más de 10 kilómetros que harán las delicias de los aficionados al WRC, aunque se aleje de los denominados 'simuladores'.

Sudar, literalmente, mientras contravolanteas en cada curva sobre el asfalto nevado de Montecarlo, la tierra suelta de Argentina o los saltos interminables de Finlandia. Eso es lo que te sucederá al ponerte al volante del WRC7, el nuevo videojuego oficial del Mundial de Rallies. 

Creado por Kylotonn Racing Games y Bigben Games, cuenta con todos los pilotos del WRC, así como los del WRC2 y los del JWRC, entre los que están los españoles Dani Sordo y Nil Solans. Además, puedes disfrutar de 55 tramos de los 13 rallies que componen el Mundial 2017.

Destacan las llamadas etapas épicas, que recrean tramos reales del Mundial de más de 10 kilómetros y que tienen sufriendo a los jugadores durante más de 15 minutos, como les sucede cada fin de semana a los Ogier, Sordo o Latvala. Sin margen de error, quizás no aptas para principiantes, pero con las que disfrutas tras verte capaz de mantener la concentración durante tanto tiempo.

La jugabilidad con el mando –en la edición probada de PS4– dista mucho de convencer, con vibraciones que no logran recrear las sensaciones de estar al volante de la nueva generación de los nuevos WRC más potentes, aerodinámicos y exigentes. Además, se hace complicado mantenerse dentro de la pista y no visitar con frecuencia los barrancos, rocas y protecciones que la rodean.

WRC7, el videojuego

Con el volante la cosa mejora, pero sin grandes florituras. La dinámica de los coches, ya sean los del JWRC, los del WRC2 o los de la categoría reina, a veces resulta errática, aumentando su peso en las frenadas tan pronto como se aligera en el siguiente tramo. 

No obstante, destaca –y se agradece– su versatilidad en los modos de juego, desde el modo de pantalla dividida y por turnos para jugar con amigos en casa, tan olvidados en otros juegos del sector, pasando por el desafío semanal online y los campeonatos personalizados. 

Sorprende, en cambio, que nada más comenzar, se te dé la bienvenida con la frase "¡Bienvenido a WRC 6, el videojuego del Mundial de Rallies 2016!". Un error que imaginamos se subsanará en el primer parche que saquen tras su estreno el pasado viernes 15 de septiembre. Al igual que algunas notas confusas del copiloto.

Rui Soans, ingeniero mecánico del WRC que ayudado en el desarrollo del juego, asegura que la gran diferencia respecto a la edición del año pasado es "la sensación de velocidad con los nuevos coches". Además, "la suspensión ha cambiado de manera drástica y en la transmisión se puede jugar con el diferencial trasero y delantero y equilibrarlos; es muy realista".

"Cada vez que cambiamos algo del setup es genial ver cómo el coche se comporta de manera totalmente diferente", apunta sobre los ajustes que permite hacer WRC7 antes de cada tramo.

WRC7, el videojuego

eSports

Los creadores del WRC7 se han volcado en el modo online, como llevan haciendo desde hace dos años, para permitirte comparar tus resultados en cualquier modo de juego con los mejores tiempos de todo el mundo. Por ejemplo, Nil Solans, campeón del mundo en WRC3 y líder del JWRC, subió el pasado fin de semana a su Instagram una captura con el mejor tiempo global en Ouninpohja.

Uno de los puntos fuertes es la opción de avanzar desde el JWRC hasta el WRC pasando por el WRC2 en el modo Carrera, una ocasión perdida por los creadores del F1 2017, con la F2 y GP3 una vez más. Por el contrario, el juego de Codemasters lo compensa con un desarrollo constante, con cuatro actualizaciones desde su lanzamiento hace 10 días. 

Los detalles gráficos incluyen los botines, marca incluida, de los copilotos, así como sus blocs de notas. La celebración del podio también es un punto a agradecer, con un entorno único en cada rally y con los pilotos llegando a la rampa y celebrando fuera del coche.

Más noticias sobre videojuegos:

La pantalla de estadísticas, en las que podemos comprobar valores varios como la velocidad máxima que hemos alcanzado, el coche más utilizado, el número de colisiones o el número de vueltas de campana sufridas, es una delicia para los más exigentes.

El modo de repetición se asemeja a una producción de las del WRC.com, con diferentes tomas y cámaras que captan cada acción de los tramos. Aunque extrañan algunas rocas sueltas o neumáticos desperdigados en mitad de la pista que no interaccionan con el coche al pasar por encima.

La sensación general tras una semana de prueba es que hay varias cosas que pulir y que esperamos lleguen con los parches venideros para exprimir todo el potencial del WRC7. De igual modo, las etapas épicas tratan de compensarlas en un título llamado a dar más.

Revisa la prueba de Stephane Lefebvre del WRC7:

 

 

No te pierdas las mejores fotos del juego:

Fuente: Motorsport.com

Forma parte de algo grande

WRC7, el videojuego