Su motor, derivado de la F1, le permite acelerar de 0 a 200 km/h en 6,0 segundos.

Durante estos días te hemos informado puntualmente sobre todas las novedades del salón de Frankfurt. Y el Mercedes-AMG Project One es uno de los modelos que más expectación ha generado... Algo que no resulta extraño, tras ver la presentación de este superdeportivo, en la noche previa al arranque de la cita germana.

Este concept car, nacido para celebrar el 50 aniversario de Mercedes-AMG, es uno de los automóviles más avanzados de la historia del fabricante y un modelo que pretende conseguir algo que muy pocos coches han logrado: transplantar la tecnología y las sensaciones de conducción de un F1 a un coche de calle. 

Mercedes-AMG Project One 2018

Parece un coche de Le Mans

Basta un vistazo al Mercedes-AMG Project One para darse cuenta de que este supercoche, con chasis de fibra de carbono, tiene el aspecto de coche de carreras. En el frontal hay varios elementos que llaman poderosamente la atención: sus ópticas con tecnología de tipo LED, un paragolpes con un prominente splitter frontal y las grandes tomas de aire de color negro.

Además, hay detalles que recuerdan a un coche de Le Mans, como la toma de aire del techo, las llantas monotuerca o sus puertas con sistema de apertura diagonal. En la trasera, la aleta de tiburón y las tres salidas de escape se llevan todo el protagonismo.

Mercedes-AMG Project One 2018

Un corazón de carreras

En el apartado mecánico, el nuevo Mercedes-AMG Project One recurre a un propulsor derivado directamente de la competición: un propulsor de gasolina 1.6 V6 turboalimentado, similar al empleado por el Mercedes AMG W06, y que es capaz de girar a más de 11.000 rpm. Esta mecánica, asociada con cuatro propulsores eléctricos, ofrece más de 1.000 CV de potencia y está combinada con una transmisión automática, de ocho velocidades, con manejo secuencial. 

Dos de esos motores eléctricos están ubicados en las ruedas delanteras (desarrollan 161 CV), otro está posicionado a la salida del cigüeñal, mientras que el último funcionaría como un turbocompresor eléctrico. En total, a las ruedas traseras llegan unos 670 CV. La energía se almacena en baterías de iones de litio, de unos 100 kilos de peso, que resultan cuatro veces más grandes que las del monoplaza de F1.

Mercedes-AMG Project One 2018
Mercedes-AMG Project One 2018

¿Lo verdaderamente interesante? Este Mercedes-AMG es capaz de acelerar de 0 a 200 km/h en menos de 6,0 segundos, puede alcanzar más de 350 km/h y, además, ofrece 25 kilómetros de autonomía eléctrica

En palabras de Dieter Zetche, presidente de Daimler AG: “Este coche hace que las previsiones sobre sus prestaciones de AMG y de Mercedes se hayan quedado cortas y, además, es el supercoche más eficiente de su clase".

Mercedes-AMG Project One 2018

Mercedes-AMG Project One: así es su interior

En el interior de este biplaza llaman la atención un volante inspirado en la Fórmula 1, la gran pantalla a color que sirve como instrumentación y unos asientos muy espartanos. ¿Una curiosidad? Los pedales y el volante son regulables para conductores de todas las tallas.

El Mercedes-AMG Project One es lo que esperábamos: un automóvil que demuestra hasta donde podría llegar un coche de calle si se le dotase de la tecnología de un F1

Mercedes-AMG, más información:

Forma parte de algo grande

Mercedes-AMG Project One 2018