Tiene una 437 kilómetros de autonomía, incluyendo 48 en modo eléctrico.

Hace algún tiempo, allá por noviembre de 2015, Mercedes-Benz anunció los planes de desarrollar un GLC con pila combustible. El proceso siguió su curso natural, y en 2016, la marca presentó un primer prototipo movido por hidrógeno.

Y ahora, en el salón de Frankfurt 2017, hemos podido contemplar en directo el Mercedes GLC F-Cell, o lo que es lo mismo, el primer híbrido enchufable de hidrógeno del mundo.  

Mercedes GLC F-Cell 2018, imágenes oficiales

Un sistema de propulsión combinado

Y es que, lo que hace realmente especial a este todocamino, es que ha sustituido el motor térmico habitual en los coches híbridos, por un sistema de pila de combustible, alimentado por hidrógeno. ¿Sus rendimiento? El motor eléctrico de este SUV desarrolla 197 CV y 350 Nm de par máximo, y homologa una autonomía de 437 kilómetros, según el ciclo de homologación europeo NEDC.

En lo que a la pila de combustible respecta, está alimentada por el hidrógeno almacenado en dos tanques construidos con fibra de carbono, con 4,4 kilos de capacidad cada uno. Uno de ellos está ubicado en el hueco de la transmisión mientras que el otro se ubica debajo de los asientos traseros. Por lo demás, comparada con la pila de combustible del Clase B, resulta un 30% más pequeña, algo que hace que la pérdida de espacio en el interior sea mínima. 

En cuanto a la parte enchufable de su mecánica, cuenta con una batería de iones de litio, ubicada en la parte trasera, de 13,8 kWh de capacidad, que le asegura una autonomía 100% eléctrica de unos 50 kilómetros. Por tanto, si lo sumamos a lo que aportan los tanques de hidrógeno, el alcance total asciende hasta los 437 kilómetros.  

Mercedes GLC F-Cell 2018, imágenes oficiales

El conductor podrá elegir

El Mercedes GLC F-Cell cuenta con un control dinámico de la conducción que permitirá seleccionar varios modos de funcionamiento para su mecánica. En la posición Hybrid, combina ambos motores en función de las demandas del conductor; en el modo F-Cell, prioriza la utilización del sistema de hidrógeno; y en el modo Charge, se prioriza la recarga de las baterías. 

En lo que al diseño respecta, el Mercedes GLC F-Cell se diferencia del resto de la gama por pequeños detalles, como el logotipo F-Cell, o elementos decorados en azul. Mientras, en el interior, cuenta con un mando de control con superficie táctil, que también se ha presentado en el salón de Frankfurt. En principio, el modelo definitivo llegaría al mercado en 2019.

Mercedes GLC F-Cell 2018, imágenes oficiales
Mercedes GLC F-Cell 2018, imágenes oficiales

Otras novedades de Mercedes y smart en Frankfurt 2017:

Forma parte de algo grande

Mercedes GLC F-Cell 2018, imágenes oficiales