Ferrari Enzo, Bugatti Veyron o Pagani Zonda HP Barchetta. Todos estos hipercoches de varios millones de euros cada uno, aparte de otros modelos de máximo lujo, se han estrellado a lo largo de 2022.

En esta lista, vamos a repasar estos accidentes de hiperdeportivos y vehículos de máxima exclusividad, recopilados por la cuenta de Instagram @supercar.fails.

Ferrari Enzo (400 ejemplares)

 

Comenzamos por el incidente más reciente, el de un Ferrari Enzo en la avenida Victoria de la isla británica de Jersey, el pasado 6 de octubre. El superdeportivo de Maranello se estrelló cuando se iba a entregar a su nuevo propietario, así que imaginaos su cara al conocer la noticia. El coche colisionó contra un Honda Jazz, pero no se especificaron los motivos del accidente.

McLaren P1 (375 ejemplares)

En Florida, este sublime McLaren P1, con tan solo 483 kilómetros recorridos, acabó arrastrado por las lluvias torrenciales a causa del huracán Ian, que causó estragos en el sureste de Estados Unidos a finales de septiembre.

 

Era un coche perteneciente a un tal Ernie, propietario de la cuenta de Instagram lambo9286, que documentó en su cuenta el alcance de los daños en sus coches. Sí, además del McLaren P1, Ernie era también el orgulloso dueño de un Rolls-Royce Phantom.

Pagani Zonda HP Barchetta (3 ejemplares)

 

Aquí está uno de los coches más caros de esta lista, un Pagani Zonda HP Barchetta, del que solo se fabricaron tres unidades y que costó la módica cantidad de 15 millones de euros. El accidente tuvo lugar durante una reunión del Supercar Owners Circle, un club de propietarios de hipercoches, en Zagreb, la capital de Croacia.

 

Como se puede ver en el vídeo de arriba, el conductor 'perdió' la trasera del Zonda en una aceleración y el coche se estrelló contra un Ford Fiesta que venía en dirección contraria. Un accidente a baja velocidad, pero con graves consecuencias materiales.

Ferrari LaFerrari Coupé (500 ejemplares)

Toca desplazarse a Filipinas. El pasado verano, se difundieron fotos y vídeos que mostraban un Ferrari LaFerrari accidentado en una carretera mojada. No tenemos ninguna explicación sobre la causa del incidente, si bien lo más probable es que el conductor perdiera el control de vehículo. No en vano, este coche de propulsión trasera suma 963 CV.

Ferrari 250 GT SWB 'Breadvan' (ejemplar único)

Este es sin duda el accidente más caro de esta lista, el del Ferrari 250 GT SWB 'Breadvan' de 1962 en Le Mans Classic. Un coche con un valor estimado de más de 30 millones de euros. Como se puede ver en el siguiente vídeo, el choque fue violento y el coche quedó destruido en su mayor parte. Afortunadamente, el conductor noruego de 31 años, Lukas Halusa, salió ileso.

El 250 GT SWB 'Breadvan' es un Ferrari con mucha historia. En verdad, no salió de la fábrica de Maranello, sino que es el resultado de una disputa entre Enzo Ferrari y un conde italiano llamado Giovanni Volpi. Este último se asoció con Giotto Bizzarrini a principios de los años 60 para crear esta versión 'Breadvan', basada en un 250 GT SWB.

Bugatti Veyron Grand Sport Vitesse

El 20 de junio de 2022 en Mallorca, alrededor de las 11:00 de la mañana, saltó la noticia de que un empleado de Cristiano Ronaldo sufrió un accidente con el Bugatti Veyron Grand Sport Vitesse de su jefe. Al parecer, el conductor perdió el control del coche y se estrelló contra la puerta de una propiedad. Afortunadamente, de nuevo, nadie resultó herido.

 

Un triste destino para el coche que sigue siendo el roadster más rápido del mundo. No está mal para un modelo lanzado en 2012. Está equipado con el legendario motor W16 de 8,0 litros y cuatro turbos de Bugatti, que desarrolla la friolera de 1.200 CV en este Veyron tan especial.

Ferrari F40 (1315 ejemplares)

Este año ha sido una auténtica carnicería para los superdeportivos de la firma de Maranello. Desgraciadamente, tras el accidente del Enzo y el LaFerrari, hubo otro protagonizado por un F40, que se estrelló en la subida de la colina suiza Kerenzerberg Rennen, en Mollis. Afortunadamente, nadie resultó herido, pero el F40 acabó parcialmente destruido, según las imágenes.

En el vídeo de arriba podemos ver cómo el coche, considerado el primer superdeportivo de la historia, pierde la parte trasera a la salida de una curva y acaba chocando (suponemos que contra una barrera o un muro). 

Ford GT Heritage Edition (343 ejemplares)

Un cambio brusco en segunda marcha provocó que Robert J-Guarini, de 50 años, perdiera el control de su Ford GT #17 Heritage Edition. El hombre se estrelló contra una palmera y destruyó la parte delantera de su coche. Él argumentó que su GT tenía neumáticos viejos y la carretera estaba embarrada. La policía confirmó que no sabía manejar una caja de cambios manual.

 

Robert J-Guarini gastó 670.000 euros para comprar el superdeportivo estadounidense en una subasta en Palm Beach. Tras este accidente, el propietario ha vuelto a tener que sacar su chequera para restaurar el coche.

Tesla Model S

Este es un vídeo que se ha hecho viral. Muestra un Tesla volando literalmente por las calles de Los Ángeles, el 20 de marzo de 2022. Una maniobra calculada, como lo atestiguan las personas que vinieron a filmar esta escena. En el clip se ve cómo un Tesla levanta el vuelo, a varios metros del suelo, antes de estrellarse contra la acera y acabar con los coches aparcados en el lado izquierdo de la carretera.

Un riesgo disparatado para el conductor que podría haber atropellado a los transeúntes o haberse estrellado contra una casa. En concreto, se trataba de un Tesla Model S de 2018 que quedó abandonado tras el accidente. El Departamento de Policía de Los Ángeles ofrece 1.000 dólares a quien proporcione información que conduzca a la identificación, detención y condena del conductor.

Naufragio del barco Felicity Ace

 

Frente a la costa de las Azores se hundió el carguero Felicity Ace, que transportaba coches del Grupo Volkswagen. El barco realizaba el viaje entre Alemania y Estados Unidos, pero se produjo un incendio en su interior que no pudo ser controlado por la tripulación y que provocó su hundimiento.

En el interior del barco perecieron 4.000 vehículos, entre ellos Porsche, Lamborghini, Bentley y un Bugatti. Una fatalidad valorada entre 140 y 300 millones de euros, que se dice pronto.