Porque a veces, el tamaño sí que importa...

En un mundo global como en el que vivimos, que un fabricante de coches destine un tipo de versión específica de un modelo, a una región del mundo determinada, es algo que no nos debería extrañar.

Sin embargo, si esa variante concreta solo presenta un único y gran cambio, como es una mayor batalla, y si dicho coche solo se vende en un único mercado, la cosa empieza a ponerse curiosa.

Porque es cierto, son varias las marcas de lujo europeas que, tradicionalmente, siempre han ofrecido algún modelo con una mayor distancia entre ejes (LWB o Long Wheelbase) en Europa, como Jaguar, Land Rover o Rolls-Royce, por nombrar algún ejemplo.

Sin embargo, en China, los coches que reciben este tratamiento no son especialmente lujosos; al menos, a nuestros ojos. Hablamos de vehículos de tipo sedán o de todocaminos que, en cualquier país europeo, representarían una gama media (incluso, dentro de marcas premium).

¿Qué sucede entonces en China? Que además de valorar la comodidad y el espacio interior, se busca la distinción que ofrecen este tipo de modelos, sin necesidad de hacer frente a un desembolso de dinero extremadamente alto. Porque... ¿quién quiere un Bentley, pudiendo comprarse un Peugeot 508L?

Si quieres conocer algunos de los ejemplos más curiosos, basados en modelos que se venden en Europa, entonces, no deberías perderte la selección que hemos preparado para ti.