Se trata de una combinación cada vez menos habitual en el mundo del automóvil.

Durante décadas, las firmas de automóviles han propuesto diferentes vehículos con configuraciones de todo tipo. Con el motor delante, detrás, por delante del eje, con tracción delantera, posterior o a las cuatro ruedas. Muchos de esos ejemplos son venerables clásicos que permanecen en nuestra memoria y hemos querido rescatar una combinación entrañable: la del célebre 'todo atrás'.

De hecho, esta configuración tiene problemas con la física elemental. En este tipo de vehículos, cuyo peso se centra en el eje posterior, al acelerar con decisión, el eje delantero, con las ruedas directrices, tiende a quedarse en 'el aire', con la consecuente dificultad para dirigir el coche por donde queremos transitar. 

Sin embargo, los ingenieros siguen empeñados en 'pelearse' con las leyes físicas y han demostrado a lo largo de los años que es posible conseguir vehículos efectivos, incluso deportivos, con esta configuración. El mejor ejemplo de todos es el archiconocido y todopoderoso Porsche 911.

Como siempre, si quieres descubrir los nueve modelos que acompañan al 'Nueveonce' en esta lista, solo tienes que pinchar en la flecha que aparece en la derecha de cada imagen.