Es un elemento fundamental en un vehículo, que hoy en día damos por sentado, pero que no nació al mismo tiempo que el propio automóvil.

Sin lugar a dudas, el principal elemento de control de un automóvil, con el que tenemos contacto constantemente al conducir, es el volante. Este componente, indispensable en casi cualquier vehículo, y desde luego en los coches, no es algo con lo que contara el primer automóvil, por curioso que parezca. Y su futuro, debido a los coches autónomos, tampoco parece prometedor.

Volantes hay de muy diverso tipo, desde los más clásicos, totalmente redondos, hasta los más modernos, multifunción y cargados de mandos y botones, que pueden estar achatados en su zona inferior, o bien por ambos extremos. Los hay incluso que son casi cuadrados o hasta rectangulares, como en ciertos coches de competición.

Hoy hemos querido aprovechar para repasar la historia de Mercedes-Benz, echando un vistazo precisamente a la evolución de los volantes de sus modelos. Desde el primer automóvil de la historia, hasta uno que ni siquiera se ha lanzado todavía al mercado, pero cuyo volante de nueva generación ya podemos ver. Vamos con ello.