Si hay una marca que ha apostado fuerte por este tipo de motores (y lo sigue haciendo), esa es la firma alemana.

Hablar de los motores de cinco cilindros, en Audi, es hacerlo de las mecánicas que empezaron a empujar a la marca hacia el segmento Premium, en la década de los años 70. Concretamente, la historia de este tipo de propulsores comenzó con el Audi 100 5E (el tatarabuelo del A6 actual), en el año 1976.

A partir de ese momento, se han convertido en una de las señas de identidad de la firma, incluso, llegando a protagonizar alguno de sus éxitos más importantes en competición. 

Audi RS 3 Sportback 2018

El éxito de la apuesta duró hasta el año 1997, cuando desaparecieron de la gama. ¿Para siempre? Negativo, ya que retornaron en 2009, de la mano del TTRS. 

Como puedes ver en las fotos (basta con pinchar sobre ellas para pasar de una a otra), durante estos 42 años de historia, la evolución ha sido más que palpable. A fin de cuentas, lo que comenzó como una mecánica de 136 CV de potencia, en la actualidad, ya va por los 400. ¿Quieres saber qué modelo es el culpable? Lo tienes justo al final de la galería.
 

Otras listas interesantes: