Por prestaciones puras y dinamismo, ambos modelos engrandecen la conducción.

Quien piense que un SUV no puede transmitir sensaciones muy parecidas a las de un deportivo, debería subirse y conducir los BMW X3 M y X4 M 2019. En esta primera prueba, vamos a detallar cómo estos coches rompen las normas de la física.

Ya lo hicieron los primeros X5 M y X6 M, a pesar de superar con creces las dos toneladas de peso, con lo cual te resultará fácil entender que estos 'benjamines' tienen una capacidad aún mayor de sorprender en terrenos revirados.

Galería: BMW X3 M y X4 M 2019

Fabricados en la planta estadounidense de Spartanburg, ambos modelos cuentan con una evolución del motor que montan los actuales M3 y M4. En esencia, hablamos de una mecánica de 3,0 litros y seis cilindros en línea, con dos turbocompresores, que entrega 480 y 510 CV.

La variante más potente va destinada a las variantes M Competition, los 'pata negra' de la familia que, además de los 30 CV extra, disponen del escape deportivo M Sport y varios detalles estéticos exclusivos, como las llantas de aleación de 21 pulgadas o el marco de la parrilla acabado en negro brillante.  

El propulsor desarrolla 600 Nm de par máximo con ambos niveles de potencia, si bien, en los M Competition, el rango de revoluciones es mayor, entre las 2.600 y las 5.950 rpm. El corte de inyección está fijado en las 7.200 vueltas. 

Lógicamente, las prestaciones puras solo pueden lograrse en un circuito de velocidad, porque ambos SUV alcanzan una velocidad máxima de 250 km/h, limitada electrónicamente. No obstante, con el M Driver's Package, las versiones M pueden llegar a 280 km/h y los M Competition, a 285.

BMW X3 M

En lo referido a la aceleración de 0 a 100 km/h, los M Competition superan a los M en una décima de segundo: 4,1 frente a 4,2. En cualquier caso, son cifras dignas de un deportivo puro. 

Pero, si me permites, más interesante aún es comprobar todas las mejoras establecidas en el chasis, pues ahí reside el verdadero 'secreto' de un dinamismo asombroso.

BMW X3 M

Comenzamos por la suspensión adaptativa, específica de M, con amortiguadores regulables electrónicamente a través de los programas COMFORT, SPORT y SPORT+. Esos mismos modos están disponibles para la dirección M Servotronic, con asistencia y desmultiplicación variables, y el propio motor. 

Por supuesto, no nos debemos olvidar del sistema de tracción total M xDrive, que solo transmite par al eje delantero cuando las ruedas traseras pierden motricidad, lo que va en beneficio del tacto deportivo. Esta tecnología cuenta con el programa 4WD y también con el 4WD Sport, que siempre otorga más par al tren posterior.

BMW X3 M

Como complemento perfecto, se encuentra el diferencial activo M, que reparte de forma variable el par motor que llega a las ruedas traseras. La guinda al pastel la pone la transmisión automática con convertidor de par M Steptronic, con ocho velocidades, posibilidad de manejo manual-secuencial y función Drivelogic, con tres gestiones, seleccionables en el propio pomo. 

A todo esto, hay que añadir los botones M1 y M2 integrados en el volante, que permiten activar dos configuraciones individuales del coche, los enormes discos delanteros de 395 milímetros y traseros de 370, y los diferentes refuerzos en el chasis, incluida una barra antitorsión de carbono en el vano motor. 

BMW X3 M

Como ya has podido comprobar, los argumentos técnicos de los BMW X3 M y X4 M 2019 son, simplemente, extraordinarios y lo mejor de todo es que se plasman en todo tipo de carreteras... y circuitos. 

Nosotros tuvimos la fantástica oportunidad de rodar con variantes M y M Competition por la Comunidad de Madrid y la provincia de Ávila. El sonido bronco del escape M Sport anuncia que te encuentras a los mandos de un vehículo muy especial, algo que compruebas nada más pegar el primer 'acelerón'.

BMW X4 M 2019

Literalmente, la espalda se te queda pegada al asiento y ves cómo las agujas del velocímetro y el cuentarrevoluciones suben sin piedad. Pero, además de acelerar como un poseso, estos vehículos demuestran que están hechos de una pasta muy especial a la hora de afrontar tramos revirados.

En ellos, la carrocería se sujeta casi como un turismo de altas prestaciones y no aparecen movimientos aparatosos. Además, la motricidad excelsa de los vehículos permite acelerar sin piedad a la salida de una curva, sin que surjan tirones en el volante o reacciones nerviosas. 

BMW X4 M 2019

Además, podemos cambiar de trayectoria en pleno apoyo sin que los SUV se 'descompongan', no resulta especialmente difícil clavar la trazada y el equipo de frenos transmite mucha contundencia nada más pisar el pedal izquierdo. 

Por si todo esto fuera poco, los programas COMFORT, SPORT y SPORT+ sí modifican severamente el funcionamiento de la suspensión, la dirección y la respuesta del motor, hasta el punto de que, con el modo intermedio, puede surgir algo de cansancio con el paso de los kilómetros. 

BMW X4 M 2019

De este modo, el SPORT+ quedaría reservado para circuitos de velocidad o en tramos muy bien asfaltados. En fin, los BMW X3 M y X4 M 2019 demuestran que un SUV de altas prestaciones también puede emocionar y excitar los sentidos.

Como es obvio, el desembolso es elevado: 109.900 euros para el X3 M, 119.900 para el X3 M Competition, 111.900 para el X4 y 121.900 para el X4 Competition. Pero es un dinero fantásticamente bien invertido...

Galería: BMW X2 M35i 2019

No quiero olvidarme del BMW X2 M35i, la variante M Performance del SUV compacto. Ya a la venta por 58.050 euros, monta el propulsor de cuatro cilindros más potente de la marca alemana, con 306 CV y 450 Nm de par máximo. 

Esta mecánica, asociada a la transmisión automática con convertidor de par Steptronic Sport, de ocho velocidades, consigue que el todocamino firme 250 km/h de velocidad máxima (autolimitada) y acelere de 0 a 100 en tan solo 4,9 segundos. 

La tracción total xDrive tiene como aliados un diferencial autoblocante delantero y una suspensión adaptativa específica, que reduce en 10 milímetros la altura libre al suelo, respecto al X2 convencional. 

Entre los componentes específicos, sobresalen las llantas de aleación de 19 y 20 pulgadas, así como las salidas de escape de 100 milímetros de diámetro. Desde luego, con este trío de ases solo nos queda ponernos el mono de competición...

BMW X3 M Competition

Motor Gasolina, 6 cilindros en línea, biturbo, 2.993 cm³
Potencia 510 CV a 6.250 rpm / 600 Nm entre 2.600 y 5.950 rpm
Caja de cambios Automática con convertidor de par M Steptronic, 8 velocidades
0-100 km/h 4,1 s
Velocidad máxima 250 km/h (285 con el M Driver's Package)
Consumo 10,5 l/100 km
Tracción Integral M xDrive
Peso en vacío 2.045 kg
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 550 l
Precio base 119.900 euros