En el año 2016, Jaguar anunciaba su incorporación a la parrilla de la Fórmula E para competir como fabricante en la tercera temporada de un campeonato que, poco a poco, iba ganando importancia a nivel mundial.

En aquel momento se sabía poco o muy poco de los planes de futuro de Jaguar para convertirse en una marca 100% eléctrica y, para muchos, fue sorprendente su compromiso con una competición que no parecía tener mucho que ver con su historia y su filosofía de marca.

En mayo de 2018, asistimos en la Embajada del Reino Unido en Berlín a la presentación del Jaguar I-PACE, con motivo de la celebración en la capital alemana del e-Prix de Berlín. Este primer modelo 100% eléctrico de Jaguar como marca, y de Jaguar Land Rover como fabricante, comenzó a dibujar el futuro de los felinos como una firma de lujo 100% eléctrica y, por tanto, su participación en la Fórmula E comenzaba a tener mucho más sentido.

Durante estas ocho temporadas, Jaguar TCS Racing ha conseguido 25 podios y 14 victorias. La temporada 2022-23 ha sido la más exitosa de Jaguar, pues ha logrado el subcampeonato de constructores, al que hay que añadir el campeonato de pilotos conseguido por Nick Cassidy con el equipo Envision, cuyos monoplazas son propulsados por el tren motriz I-Type 6 fabricado por Jaguar.

Jaguar TCS Racing, a por el doblete en la Fórmula E

Cassidy es desde esta temporada uno de los pilotos oficiales de Jaguar TCS Racing junto a Mitch Evans, que lleva en el equipo desde sus comienzos. Ambos pilotos forman una pareja de garantías, casualmente 100% neozelandesa, que lograron un formidable doblete, hace apenas una semana, en las calles de Mónaco, con Evans por delante de su compañero, y que les mantiene en la primera posición del campeonato de constructores.

De lograr este año uno de los dos títulos, Jaguar TCS Racing pondría fin a una sequía de grandes triunfos desde los conseguidos en su época dorada en la resistencia con sus míticas victorias en Le Mans y en el Campeonato del Mundo de sport prototipos.

Nick Cassidy, Jaguar TCS Racing

La transferencia del circuito a la calle

James Barclay es la persona que está al mando de las operaciones del equipo en la Fórmula E desde sus comienzos. Con la más alta exigencia, pero también con paciencia, ha logrado que Jaguar haya ido escalando en importancia en el campeonato y es uno de los artífices del compromiso de la marca hasta, al menos, el año 2030.

Obviamente, una de las ventajas de Jaguar al estar en la F-E y que avalan ese compromiso con el campeonato a largo plazo, es la transferencia de tecnología desde la competición a los coches de calle y especialmente en una tecnología tan novedosa como es la movilidad eléctrica.

"En los últimos 2-3 años, hemos introducido algunas innovaciones que se han desarrollado aquí en la F-E" nos explica Barclay en el circuito de Mónaco, poco después de haber anunciado el compromiso de su marca con el campeonato, "por ejemplo, algunos materiales que utilizamos en los motores, como el carburo de silicio, que es mucho más conductor y que permite trabajar al inversor de una manera mucho mas eficaz y transferir la energía a las ruedas sin pérdidas, mejorando la regeneración de la energía. Esta tecnología nos ha permitido también aumentar esta capacidad de regeneración en nuestros coches de calle, que ya la están utilizando".

"También en la parte del software" continúa relatando. "En cada carrera tenemos actualizaciones que nos permiten ser más rápidos y más eficientes, y esto es muy importante para nosotros y es otro tipo de tecnología que luego se emplea en los coches de calle y que es muy importante para el futuro de la industria de la automoción. O los los termomateriales que ayudan a la regulación de la temperatura de la batería con material de última generación. Hay un montón de áreas en las que trabajamos junto a nuestros socios para encontrar estas innovaciones y que nos ayudan a hacer que nuestros coches del futuro sean todavía mejores".

Prueba Jaguar I-PACE AWD Auto 2022

Jaguar I-PACE

Otro aspecto importante, en una sociedad que parece muy enfocada en reducir e incluso anular las emisiones, es la recirculación de los consumibles y materiales utilizados en los coches, iniciativas también muy presentes en Jaguar TCS Racing y en Jaguar Land Rover.

"El año pasado en la carrera de Monaco, fuimos el primer fabricante en utilizar aceites reciclados en nuestros coches de competición", comenta orgulloso Barclay. "Era aceite que habíamos usado anteriormente, que se refina posteriormente y se reutiliza. Buscamos soluciones que no comprometan el rendimiento, tratando de utilizar una economía circular. Y esto es importante porque en Jaguar Land Rover tenemos el compromiso de ser una empresa neutra en carbono a partir de 2039 y para esto necesitamos crear esta recirculación".

Por tanto, el compromiso de Jaguar con la Fórmula E comienza a tomar sentido en relación con los avances que la competición más importante del mundo para vehículos eléctricos puede transferir a sus coches de calle.

Nick Cassidy celebra la victoria en el ePrix de Diriyah II

Pero en Mónaco, también pudimos charlar con Rawdon Glover, Managing Director de Jaguar, dentro del Liquid Sky, un impresionante yate atracado en el Puerto de Hércules con vistas al circuito, lugar donde pudimos seguir el doblete del equipo británico en la carrera monegasca.

"La Fórmula E es muy importante para nosotros", comenta Glover en una distendida charla sobre una de las cubiertas del barco, insistiendo en los beneficios de esa transmisión tecnológica. "Somos una marca de vehículos eléctricos y la habilidad que tiene el campeonato de transferir las innovaciones de la pista de competición a la carretera es mucho más cuantificable que en cualquier otro campeonato y esto hace que nosotros podamos avanzar mucho en la extensión de la autonomía, por ejemplo. La competición es algo muy bueno, nos encanta competir y es parte de nuestro legado, pero para mí, lo esencial es la transferencia de tecnología".

Mitch Evans, Jaguar TCS Racing

Con todos estos mimbres, Jaguar anunció en su último plan estratégico que se iba a convertir en una marca de vehículos eléctricos y sólo eléctricos, una decisión que sorprendió a más de uno, después de mas de un siglo de historia creando algunos de los deportivos más icónicos del mundo, obviamente de combustión.

Siendo Europa uno de sus principales mercados y viendo los problemas que actualmente se encuentra la industria del automóvil para el desarrollo de la movilidad eléctrica, Jaguar no siente que la situación actual sea un verdadero problema para sus planes.

"Es verdad que la movilidad eléctrica tiene algunas barreras que solventar hoy en día, especialmente si hablamos de grandes infraestructuras para poder viajar", admite Glover. "Las infraestructuras no van suficientemente rápidas, pero avanzan y nuestros nuevos coches eléctricos llegarán a Europa en 2025-2026, con otros modelos que aterrizarán poco después. Estamos haciendo planes a siete y ocho años vista, así que pienso que, para ese momento, las discusiones sobre cargadores, infraestructuras, autonomía, etc. se habrán olvidado. Nuestro plan es a muy largo plazo y si hablas de tecnología, hay una serie de obstáculos, en la actualidad, que tenemos que superar".

Prueba Jaguar I-PACE AWD Auto 2022

Un plan ambicioso que va a cambiar totalmente la faz de Jaguar, cuyo único vehículo 100% eléctrico en la actualidad es el I-PACE, presentado en 2018, por lo que habría un periodo de, al menos, ocho años hasta ver el siguiente eléctrico de la firma británica.

"Tomamos la decisión de hacer este cambio hace tres años, era un cambio grande y una inversión multimillonaria", nos cuenta el ejecutivo de Jaguar.

"Y es verdad que el I-PACE tiene ya unos años pero lo hemos ido actualizando. Pensamos que sigue siendo un coche muy competitivo en el sector de los SUV eléctricos premium, con una buena autonomía y dinamismo. Ahora estamos trabajando en una plataforma y un tipo de vehículo muy diferente y esa es la razón por la que no hemos visto una evolución significativa en nuestros automóviles de la actualidad".

Sin duda, un proyecto muy ambicioso por parte de Jaguar tanto en competición como en la industria. Mientras esperamos deseosos estos próximos coches que salgan de sus factorías, contemplaremos la evolución del equipo de carreras, que tiene muchas posibilidades de llevar a las vitrinas de su sede en Coventry un nuevo título tras el último conseguido por el XRJ-14 en el mundial de sport prototipos en 1991.

Galería: Prueba Jaguar I-PACE AWD Auto 2022