A medida que la industria automovilística se globaliza y se hace cada vez más interdependiente, conviene recordar cómo cambian las cosas y los nuevos papeles de los actores. Después de más de un siglo con un panorama relativamente estable entre fabricantes europeos y estadounidenses primero, y japoneses y coreanos después, el mercado mundial del automóvil vive desde hace un tiempo una revolución china.

Y no estamos hablando de "un actor más". China, por su tamaño y factores geopolíticos, está variando el ranking mundial de ventas de coches nuevos. Esta semana se celebra el Salón del Automóvil de Pekín y parece oportuno echar un vistazo a los fabricantes que juegan en casa, explicando a cuáles merece la pena seguir la pista.

Los grandes fabricantes chinos

BYD, Changan, Chery y Geely son los mayores fabricantes según las ventas de coches de marca propia. SAIC, por ejemplo, vende mucho más, pero casi la mitad de su volumen corresponde a unidades fabricadas por empresas conjuntas con Volkswagen y General Motors.

BYD ya es conocida internacionalmente por sus coches eléctricos y enchufables. El año pasado fue la segunda marca con mayor número de coches eléctricos vendidos en el mundo (después de Tesla) y la primera en híbridos enchufables. Su potencial es muy alto porque se posiciona en un segmento de mercado entre el generalista y el premium con coches muy competitivos no sólo en precio sino también en calidad. Así las cosas, se espera que BYD desbanque a Tesla en esa clasificación de eléctricos este año.

Changan no es tan fuerte internacionalmente como BYD, pero es muy potente en China y está creciendo rápidamente gracias a una gama muy rica. Está la marca homónima, Shenlan (o Deep Blue) como firma intermedia, Oushan como alternativa generalista, Qiyuan como marca premium y AVATR con coches de alta tecnología. De momento, Changan se centra en los mercados emergentes, pero no se descarta que amplíe sus horizontes.

Mayores fabricantes chinos (marcas del grupo). Se incluyen ventas

Con casi 1,9 millones de vehículos vendidos, Chery, por su parte, se prepara para la segunda fase de su expansión: conquistar Europa. La fórmula es sencilla: crear marcas específicas para mercados en los que la palabra 'Chery' puede sonar muy a chino. Por eso se han creado Jaecoo y Omoda, ya disponibles en Rusia y algunos mercados asiáticos, y también en Europa. Chery es también el segundo fabricante chino que anuncia el inicio de la producción local en nuestro continente.

Geely es el grupo más internacional gracias a la adquisición de marcas occidentales. De hecho, es el único fabricante chino con marcas extranjeras: Volvo, Polestar, Lotus, LEVC y parte de Proton y smart. Esta presencia da ya a Geely una ventaja sobre todos sus rivales locales, ya que no tiene que preocuparse de posicionar sus marcas chinas. A pesar de ello, el grupo está trabajando en la introducción de la marca premium ZEEKR en Europa, así como en la expansión de Lynk & Co.

Ventas mundiales 2023 por grupo  
Toyota 11.097.836
Volkswagen 9.063.309
Hyundai 7.304.064
Stellantis 6.201.668
GM 4.548.000
Ford 4.413.000
Honda 4.016.100
Nissan 3.439.771
Suzuki 3.072.824
BYD 3.020.706
Geely 2.681.997
Mercedes-Benz 2.563.200
BMW 2.555.483
Renault 2.233.377
Changan 2.097.794
Chery 1.881.949
Tesla 1.808.581
SGMW 1.403.066
SAIC 1.263.910
Mazda 1.244.613

Otros fabricantes chinos 

Después de estos cuatro, hay otros seis fabricantes chinos de coches que venden bastante. La empresa conjunta entre SAIC, General Motors y Wuling, llamada SGMW, está empujando fuerte entre los segmentos populares, no sólo en China, sino también en algunos países del sudeste asiático.

Luego están Great Wall Motors, GWM, que posee cinco marcas diferentes: Great Wall, Wey, ORA, Tank y Haval (algunos de estos productos ya están disponibles en Europa). También está SAIC, propietaria de MG (la marca china más fuerte en Europa), GAC, FAW, JAC y Dongfeng, que tienen un sinfín de firmas diferentes a las que aún les queda mucho camino por recorrer fuera de China.

También hay start-ups

Más abajo en términos de volumen encontramos algunas start-ups a tener en cuenta por su tecnología y objetivos. Entre ellas están NIO y Xpeng, los anti-Tesla de lujo; Li Auto, con varios SUV; y Leapmotor (parte de Stellantis), con sus populares coches eléctricos.

El autor del artículo, Felipe Muñoz, es especialista en el sector de la automoción en JATO Dynamics.