Un Mercedes-Benz 300E de 1990 único en su especie ha aparecido en el mercado de subastas online y dista mucho de ser un W124 corriente. Esta excéntrica berlina ha sufrido una transformación radical, convirtiéndose en un vehículo homenaje a la icónica franquicia Mad Max. Un todoterreno que acaba de ser vendido por poco dinero.

La pieza fundamental de este 4x4 es ahora un chasis y una cadena cinemática procedentes de un Mercedes-Benz ML430 (generación W163), lo que dota a la berlina de unas formidables capacidades todoterreno. El exterior está adornado con una serie de modificaciones, cada cual más excéntrica, entre las que destaca una réplica meticulosamente elaborada de una ametralladora MG42 montada en el techo. 

Galería: Mercedes-Benz 300E en venta

Un Mercedes-Benz 4x4 'sacado' de Mad Max

El cambio de imagen a lo Mad Max no acaba ahí. El coche cuenta con un silbato de vapor totalmente funcional que añade un elemento audible a su estética incalificable. Otros añadidos llamativos son un robusto guardabarros delantero, luces auxiliares que iluminan la carretera, un alerón trasero donado por un Mercedes-Benz 190E.

Está montado, de forma audaz, sobre el capó y una caja de munición poco convencional se ha reconvertido, ingeniosamente, en el alojamiento de una batería, ubicado en el guardabarros delantero del lado del pasajero.

Mercedes-Benz 300E a la venta

Si revisas las imágenes del interior del 300E personalizado, encontrarás la disposición típica de un ML (W124). El interior cuenta con tapicería de cuero, asientos delanteros con regulación eléctrica, aire acondicionado y elevalunas eléctricos para mayor comodidad, todo lo necesario para sobrevivir a una catástrofe.

Mercedes-Benz 300E a la venta

En términos mecánicos, bajo el capó se esconde un motor V8 de 4,3 litros que genera 268 CV y 390 Nm de par motor. Está acoplado a una transmisión automática de cinco velocidades y al sistema de tracción total 4Matic de Mercedes-Benz, con lo que esta bestia está lista para conquistar tanto la carretera como el terreno más escarpado.

Aunque esta maravilla inspirada en Mad Max es un espectáculo para la vista, no está exenta de peculiaridades. El cuadro de instrumentos ha sido sustituido, lo que provoca una lectura incierta del cuentakilómetros. El ojo más perspicaz puede encontrar huecos desalineados en el salpicadero, un desgarro en el asiento del conductor, grietas en las molduras interiores de madera y algunas manchas en la tapicería y la moqueta interior.

Mercedes-Benz 300E a la venta

Un vehículo muy especial y capaz de enfrentarse a cualquier terreno, por duro que sea, que acaba de cambiar de dueño por la cantidad de 4.999 dólares (unos 4.500 euros), tras finalizar la puja que, además, no tenía precio de reserva.