El Polestar 6 no entrará en producción hasta 2026, pero eso no significa que el fabricante sueco no tenga planes interesantes para su roadster eléctrico. En un principio, Polestar anunció que sólo fabricaría 500 ejemplares del gran turismo descapotable, pero parece que ha decidido cambiar de estrategia: la producción se basará ahora en la demanda. Y ya sabemos que las peticiones del 6 son numerosas.

Una semana después del anuncio de la producción del coche, el 16 de agosto, las 500 'plazas de fabricación' se reservaron. De acuerdo, no son exactamente ventas, pero indican un gran interés por la versión de producción del roadster eléctrico.

El CEO de la compañía, Thomas Ingenlath, confirmó en una entrevista reciente con Autocar que Polestar "no se detendría en 500 unidades si la gente lo quiere".

Galería: Concepto de roadster eléctrico Polestar O2

La demanda del Polestar 6 aumenta

En agosto de este año, poco después del debut del Polestar 6, Ingenlath dijo que los primeros ejemplares del cabrio eléctrico se entregarán a los 500 titulares iniciales de la reserva.

Este proceso comenzará en algún momento de 2026 y, una vez entregados los coches a sus nuevos propietarios, el fabricante pasará a la producción regular en función de la demanda. El CEO de Polestar describió el 6 como un roadster eléctrico "que atrae incluso a los petrolheads más acérrimos" y dijo que ya hay "un gran interés por parte de nuestros clientes".

Polestar O2 Concept

Al menos sobre el papel, el Polestar 6 es impresionante. El roadster con techo rígido plegable se basa en la misma arquitectura EV de 800 voltios que también sustenta el Polestar 5. Está propulsado por un tren motriz de doble motor, con una potencia conjunta de 650 kW (884 CV) y un par máximo de 900 Nm.

Esta potencia es suficiente para acelerar de 0 a 100 km/h en sólo 3,2 segundos. La velocidad máxima está limitada, electrónicamente, a 250 km/h.

Polestar O2 Concept

Polestar adelantó el diseño del '6' de producción con el concepto O2. Aunque el consejero delegado de la empresa expresó su preocupación por convertir el concept en un vehículo de producción, Polestar decidió poner el roadster en las líneas de fabricación, principalmente debido a la abrumadora respuesta de los potenciales clientes.