Hoy en día, solo fracciones de segundo separan los tiempos de los entrenamientos libres y la clasificación de MotoGP. Con cada moto en el entorno de los 250 CV, los fabricantes han rebuscado dentro de su tecnología para sacar una décima, centésima o milésima de ventaja. De ahí la llegada de los apéndices aerodinámicos o el sistema 'holeshot' para evitar caballitos.

Aunque estos avances permiten a los mejores pilotos del mundo recortar milésimas de segundo a sus ya asombrosos tiempos por vuelta, también añaden un nuevo nivel de complejidad a la maquinaria actual. Eso fue lo que intentó explicar Marc Márquez a Max Verstappen y Sergio Pérez dentro del box de HRC en el Mobility Resort Motegi de Japón con la Honda RC213V.

Galería: Marc Márquez BMW X4 M Competition

"Me gustaría probar algún día"

Puede que Verstappen no sea un fanático de las dos ruedas como otros campeones de F1, por ejemplo Lewis Hamilton y Fernando Alonso, pero su Harley-Davidson personalizada demuestra que el piloto de 25 años sabe manejar una moto. Aun así, eso no mejora las perspectivas del piloto neerlandes en MotoGP.

"Estos tipos están locos", explicó Verstappen a MotoGP.com. "Las velocidades que alcanzan en las rectas, la potencia de la moto... me gustaría probarlo algún día, pero ahora todavía no me lo permiten".

Dada la dificultad de uso de la RC213V y el característico estilo agresivo de Verstappen, solo podemos estar de acuerdo con la prohibición del equipo Red Bull. Después de todo, hemos visto lo que sucede cuando la tecnología se tuerce en una máquina de MotoGP...

Hay riesgos técnicos

El propio Márquez es muy consciente de este hecho, ya que una colisión con Fabio Quartararo en el Gran Premio de Aragón de 2022 hizo que su dispositivo 'holeshot' se activara inadvertidamente, lo que provocó otra colisión solo cuatro curvas más tarde.

En 2020, el entonces piloto de Yamaha Maverick Viñales saltó de su moto de carreras mientras iba a 215 km/h en la recta del circuito Red Bull Ring de Austria debido a un fallo en el sistema de frenado. Junto a estos riesgos técnicos potenciales, el error del piloto siempre está latente cuando se maneja una moto al límite.

En cualquier caso, ni que decir tiene que a todos los aficionados a las motos nos encantaría tener la oportunidad de pilotar un prototipo de MotoGP. Si nosotros, por no hablar del campeón de F1 Max Verstappen, podríamos o deberíamos, es un tema completamente diferente.