Hoy en día, dentro del mundo de los vehículos recreacionales, ya casi nada llega a sorprendernos. Aunque a veces, sigue habiendo espacio para que aparezca algún clásico que nos deje con la boca abierta. Y por lo que parece, hubo un tiempo, en los años 80, en los que podías irte de acampada con todo un Audi 100 camper.

Y no, no estamos hablando solo de estirarse en el asiento trasero a echar una cabezada. El Bischofberger Audi 100 era una auténtica autocaravana, y aunque no se podía pedir una a la fábrica, estaba a disposición de todos aquellos que querían una camper más pequeña que no fuera una furgoneta Volkswagen.

Seremos sinceros al decir que la información sobre el modelo es un poco escasa. Nos encontramos con ella mientras examinábamos el grupo de Facebook I Love Terrible Ugly Cars (Me encantan los coches terriblemente feos), donde se compartió desde otra página llamada Audi quattrology - August Horch Erbe. Además de una gran cantidad de fotos, el post ofrece un poco de información sobre este extraño vehículo.

 

Sí, era una autocaravana de verdad con capacidad para que durmieran varias personas. Albergaba una pequeña cocina con frigorífico, hornillo y fregadero, y podía almacenar casi 23 litros de agua. Para los que querían un poco más de espacio, había una opción de techo alto.

Para asegurarse de que el Audi estuviera a la altura del desafío, se añadió al 100 una estructura de bastidor tubular reforzada. Por su parte, el módulo de vivienda era de fibra de vidrio.

También se mejoraron la suspensión y los frenos, pero el ya clásico motor de cinco cilindros en línea permaneció intacto. Del mismo modo, se ofrecía una transmisión automática, como alternativa a la manual de cinco velocidades.

El post despertó tanto nuestro interés, que nos pusimos a indagar en busca de más información, hasta dar con el vídeo que tienes arriba y que permite conocer mejor el modelo. Según parece, antes que este Audi 100 (Type 44) se creó un primer modelo sobre la entrega anterior de la berlina (Type 43), que impresionó a los ejecutivos de Audi.

Así, se dio luz verde al proyecto, aunque nunca llegó a fabricarse en serie. De hecho, ni siquiera se ensamblaron demasiados ejemplares, ya que parece que únicamente se adaptaron 40 unidades hasta el año 1984.