En los últimos años se han puesto de moda las preparaciones tipo 'retrofit', es decir, la conversión de modelos clásicos en vehículos completamente eléctricos, como es el caso de este Ford Mustang firmado por la firma británica Charge Cars.

La compañía ya acepta pedidos de este Mustang, que según ellos, no es un restomod o un proyecto al uso de restauración de un clásico, sino un "Mustang eléctrico completamente nuevo, totalmente replanteado", en palabras de Mark Roberts, responsable de la empresa.

Galería: Ford Mustang eléctrico por Charge Cars

En principio, Charge Cars tiene intención de producir hasta 499 ejemplares de este interesante Mustang eléctrico, cada uno con un precio de partida de 350.000 libras esterlinas, o lo que es lo mismo, unos 417.000 euros antes de opciones.

¿Por qué no lo llaman restomod? Pues porque no se basa en un Mustang clásico, sino que está fabricado desde cero, bajo licencia, con una carrocería de Mustang Fastback de 1967.

Ford Mustang eléctrico por Charge Cars

En este caso no encontramos un motor V8 bajo el capó, sino un sistema de propulsión eléctrico que ofrece una potencia máxima de 400 kW, equivalente a 544 CV, y un monstruoso par motor máximo de 1.500 Nm, nada menos.

La batería del sistema es de 62 kWh de capacidad y, según Charge Cars, facilita una autonomía entre cargas de unos 322 kilómetros, permitiendo además carga rápida a 50 kW, para pasar de un 20 a un 80% de la carga en menos de una hora.

Ford Mustang eléctrico por Charge Cars

El modelo goza de tracción a las cuatro ruedas, por lo que entendemos que cuenta con un motor eléctrico en cada eje, aunque este aspecto no se ha detallado. En todo caso, promete un 0 a 100 km/h en solo 3,9 segundos.

La compañía británica fabricará cada ejemplar a mano, de forma artesanal, en sus instalaciones de Londres, y los clientes tendrán oportunidad de personalizar sus coches al gusto.