Piensa en un deportivo japonés de los años 90 y es bastante probable que te venga a la mente el Nissan Skyline. El icónico coupé, que también apareció en la saga cinematográfica 'Fast & Furious', está destinado a seguir siendo solo un sueño para muchos entusiastas.

Los precios de los (pocos) modelos originales sin modificar no dejan de subir, hasta el punto de que un ejemplar con solo 10 kilómetros recorridos se vendió por 400.000 euros el pasado año 2021. A la vista de estos datos, algunas personas, como es el caso de este taller tailandés, se han decidido a construir una réplica del Skyline.

Galería: Nissan Skyline GT-R, replica Rover 220 Turbo

El taller ubicado en Bangkok está especializado en réplicas del Skyline R34, la generación más codiciada y valiosa del mundo. ¿Cómo se consigue un Nissan que vale cientos de miles de euros? Simplemente convirtiendo un Rover 200 Coupé.

Aunque el modelo británico parece no tener ninguna relación con el Skyline, en realidad, como muestran las fotos, los resultados son impresionantes. De hecho, los dos modelos comparten parte de la silueta y el perfil de las ventanillas, dos aspectos que facilitan enormemente el trabajo de los mecánicos.

Nissan Skyline GT-R, replica Rover 220 Turbo

La transformación completa es bastante elaborada y requiere al menos dos meses de trabajo. El taller utiliza numerosos paneles y piezas de repuesto para alargar el Rover unos 33 centímetros y hacer que se parezca lo más posible al Nissan.

Nissan Skyline GT-R, replica Rover 220 Turbo

En sus redes sociales, la empresa afirma que solo utiliza componentes "oficiales" del Skyline tanto en el exterior como en el interior, aunque el habitáculo carece de pantallas originales y de indicadores analógicos.

Nissan Skyline GT-R, replica Rover 220 Turbo

Sea o no cierto, hay que decir que solo un experto en estos modelos sería capaz de notar todas las diferencias estéticas. Sin embargo, no hace falta mucha experiencia para descubrir que bajo el capó no está el mismo motor V6. En su lugar está el más silencioso 1.6 de cuatro cilindros con 111 CV del 200 Coupé.

Nissan Skyline GT-R, replica Rover 220 Turbo

Sin embargo, utilizando un Rover 220 Turbo como coche donante, la potencia puede aumentar hasta los 200 CV, gracias al 2.0 turboalimentado del modelo original. ¿El precio de las modificaciones? El equivalente a una horquilla entre los 6.800 y los 11.000 euros. Por supuesto, esto no incluye el coste de llevar tu Rover a Tailandia, ni la certeza de que el coche será homologado de nuevo, dada la magnitud del trabajo realizado.

Fuente: Carscoops