Aunque con la nueva Ley de Tráfico, que va a empezar a aplicarse el próximo mes de marzo, tirar una colilla fuera del coche supondrá la pérdida de seis puntos en lugar de cuatro, no se ha establecido la prohibición de fumar dentro del automóvil. 

No obstante, los fumadores o aquellos que suelan viajar con gente fumadora deben saber que el Ministerio de Sanidad ya está trabajando en hacer oficial esta prohibición, a través del Plan Integral de Prevención y Control del Tabaquismo 2021-2025.

Según ha informado Elmundo.es, dicho Ministerio ha redactado un documento de más de cien páginas en el que se incluye la eliminación del tabaco en el interior de los coches particulares. Lógicamente, las asociaciones que luchan contra el tabaquismo han mostrado su respaldo a este proyecto.

Galería: Actualidad y seguridad vial

Todos sabemos que fumar supone una importante distracción al volante, al igual que utilizar mal el teléfono móvil o abusar del uso de la pantalla central en los coches de última generación. En cifras, se puede decir que encender un cigarrillo supone 4,1 segundos de menor atención en la carretera. 

Al respecto, el Reglamento de Circulación afirma que "el conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción...".

Por lo tanto, un agente de la Guardia Civil de Tráfico difícilmente puede multar a alguien que vaya fumando, pues se trata de una percepción muy subjetiva comprobar que el conductor iba distraído por esa circunstancia. 

En otros países de la Unión Europea, no se puede fumar en el coche si viajan menores o mujeres embarazadas, pero en España no se ha estudiado nunca este tema. Justo al contrario que los teléfonos móviles, cuyo mal uso se penalizará con seis puntos a partir de marzo.

¿Qué opinión tienes de este tema? Nos encantaría que dejaras tu comentario en nuestros perfiles de redes sociales, pues habrá reflexiones de todo tipo. En los próximos meses, seguro que tenemos noticias al respecto. 

Fuente: Elmundo.es