Si el nombre de Gordon Tronson no te resulta del todo familiar, no te preocupes: no es muy famoso, más allá del ámbito del tuning y las preparaciones en Estados Unidos. Pero en el mundo de los bólidos bimotores, los modelos deportivos y los supercoches, es una auténtica 'rock star'.

En su historial encontramos algunas creaciones absolutamente descabelladas, como un Ford Model T con dos motores de competición originarios de la firma del óvalo, una furgoneta Ford Econoline con cuatro motores (¡¿en serio?!) e incluso una motocicleta Harley también cuatrimotor.

Uno de sus primeros proyectos fue un Lamborghini Countach construido por Tronson desde cero, utilizando un modelo a escala 1/24 como guía. Pero ahora, su última creación, tiene que ver con uno de esos modelos que suelen ser propicios a las preparaciones extrañas: un Corvette.

 

Galería: Chevrolet Corvette 4 puertas de 1980

A la vista de todas estas creaciones, no podemos negar que tiene un talento especial. Tal vez, no podamos decir que este nuevo supercoche sea bonito, pero sí que es una absoluta bestialidad.

El modelo en cuestión, aún sin nombre, debutó la semana pasada en las afueras de Reno y es un supercoche bastante largo, con dos motores GM LT4 V8 situados uno al lado del otro, en posición central. Según información no oficial, cada motor ha sido completamente reconstruido y ahora cuenta con dos compresores para entregar una potencia de 650 CV y 868 Nm de par máximo.

Esa es la potencia que produce cada uno de los dos V8, claro, lo que significa que probablemente estemos ante un monstruo de unos 1.300 CV, con una velocidad máxima cercana a unas 290 o 300 mph (unos 467-483 kilómetros por hora). Por supuesto, esto es solo la teoría. Habrá que ver luego en la práctica...

No se sabe mucho más por el momento, aunque como te decíamos al comienzo, parece que el supercoche está basado en un Chevrolet Corvette de 2001. Algo que se puede ver claramente en las formas exteriores del vehículo.

Tras observarlo en parado, estamos deseando conocer más detalles de este modelo especial. Y por qué no, también verlo circulando o en una prueba de aceleración. Porque desde luego, tiene que ser un verdadero espectáculo...

Fuente: Road and Track