Este prototipo de descapotable, terminó siendo un sedán de producción cuando se empezó a construir en las fábricas de la marca.

En el salón de Chicago, que es uno de los 'Big Three' estadounidenses junto con Detroit y Nueva York, General Motors, Chrysler y Ford siempre han mostrado muchos productos nuevos, incluidos modelos de preproducción.

Además, según los concepts cars mostrados, se podrían intuir las líneas de futuro del sector del automóvil norteamericano, siendo posible sacar una conclusión sobre los planes del fabricante de automóviles para el futuro, como determinar 'indirectamente' su situación financiera.

En 2002, GM y Chrysler, entonces conocidos como DaimlerChrysler, dominaron el espectáculo mostrado en Chicago, mientras que Ford solo exhibió el prototipo del Lincoln Continental y el Mercury Marauder convertible, sospechosamente parecido a la berlina Grand Marquis y a su 'pariente' más cercano, el Ford Crown Victoria. 

Galería: Mercury Marauder

Las razones que se apuntaban pasaban por revivir un nombre mítico para la marca como el Marauder, sobre todo en la década de los 60, y quería representar la apuesta por un modelo de dos puertas, descapotable, construido sobre la plataforma Panther.

Si nunca has oído hablar de este coche, esto es lo que necesitas saber. El proyecto comenzó en la primera mitad de la década de 1970 y las ventas de automóviles en serie comenzaron en 1978. Es decir, el Marauder conceptual desde un punto de vista técnico no era, por decirlo suavemente, la novedad más avanzada a principios de la década de 2000.

Mercury Marauder Convertible

Sin embargo, si recuerdas, a mediados de los 90, General Motors fabricó un sedán del Chevrolet Impala SS Supercharged (aunque también con una carrocería tradicional), asociado a su V8 de 5,7 litros de "Corvette". Ford llegó muy tarde con el desarrollo de un competidor para el Impala, aunque el Marauder puede presumir de ser el último modelo en utilizar la plataforma Panther.

Mercury Marauder Convertible

Técnicamente, el Marauder estaba basado en un sedán. Las sutiles diferencias en la carrocería o las ópticas no podían ocultar la evidente relación con la familia de berlinas clásicas de Ford. Bajo el capó, se encontraba un bloque 4.6 V8 con 340 CV de la probada serie Modular.

La arquitectura interior tampoco cambió mucho. Resulta muy difícil construir algo nuevo a partir de un automóvil viejo y, además, los responsables de la marca consideraron hasta el último minuto dar luz verde al proyecto Marauder Convertible.

Mercury Marauder Convertible

Literalmente, seis meses después del estreno del concept car, el Mercury Marauder de serie se presentó en sociedad. Sin embargo, en preparación para el inicio de la producción, Ford abandonó casi la única diferencia notable con otros modelos que compartían la plataforma Panther y el convertible se convirtió en... un sedán.

Mercury Marauder

El Mercury Marauder de cuatro puertas, que la compañía posicionó como modelo deportivo, solo duró dos años a la venta. Durante este tiempo, el automóvil encontró algo más de 11.000 compradores, y era poco probable que la versión descapotable hubiese podido contribuir a un aumento de las ventas.