El evento Rally Breakfast se celebró en el Puerto de Navacerrada y contó con un alto nivel de participantes y coches.

Un mes más, nuestros amigos de RoadStr nos traen una de sus historias con denominación de origen. En este caso, con el primero de sus eventos Cars&Coffee, organizados para entusiastas de los coches, a través de su aplicación. Sin más, te dejamos con ellos, para que nos hablen de clásicos y deportivos inspirados en los rallies...

El sol comienza a asomar tímidamente tras las montañas, y aunque es primavera, sigue haciendo frío por las mañanas. Sobre todo, si nos encontramos en un lugar como al que vamos, el Puerto de Navacerrada del lado de Madrid, a más de 1.800 metros de altura.

No hay nadie por la carretera, el equipo de RoadStr nos dirigimos hacia el punto de reunión del primer Rally Breakfast, el primero de muchos Cars&Coffee que organizaremos a través de la app. Desplegamos las banderas mientras charlamos con el primer invitado, Alberto, que ya ha llegado con su Ford Focus RS MKI.

Galería: Rally Breakfast RoadStr app

Mientras desayunamos, comenzamos a escuchar, a lo lejos, el sonido de lo que parecen ser varios coches deportivos. Nos apresuramos a bajar a recibirlos y nuestro oído no nos engañaba, en la carretera aparecen un Subaru Impreza WRX, un Mitsubishi EVO VII, un Alpine A110 Color Edition (amarillo) y un espectacular Mitsubishi EVO Tommi Makinen. ¡Esto pinta bien!

Pasa el tiempo y, como si de un museo en movimiento se tratase, siguen llegando leyendas de los rallies; Ford Sierra Cosworth, Toyota Celica, Renault Clio Williams, Porsche Carrera RS, Toyota GR Yaris, un Alpine A110 clásico…

Al poco tiempo de empezar, el parking de Venta Arias ya está completo de coches míticos. La concentración de coches de rally y el ambiente que se respira en este 'meeting' son simplemente geniales. Incluso con la mascarilla puesta es fácil apreciar la sonrisa o la cara de asombro de muchos de los asistentes al ver alguno de los vehículos que allí se daban cita.

El sol ya estaba en lo más alto y aunque era hora de irse a casa, nos resistíamos a hacerlo, era inevitable charlar y compartir experiencias con el resto de usuarios que allí se dieron cita, cosa que solo podía significar algo, que necesitamos compartir más momentos así, disfrutar de nuestros coches en la mejor compañía y de la cultura que los rodea.

Un evento más en el que desde RoadStr solo podemos agradecer a los usuarios no solo su asistencia, sino su forma de ser, ya que gracias a todos vosotros estas concentraciones de coches pasan de ser una 'simple reunión' a ser una fábrica de buenos momentos, experiencias y grandes recuerdos.