Si preguntas a la mayoría de los aficionados a la moto, te dirán que nunca te atrevas a terminar la preparación a medio hacer de otra persona. Si eres paciente, aventurero y ya tienes bastantes conocimientos o se te da bien aprender cosas nuevas, tu propia experiencia siempre será más valiosa. Sin embargo, ¿qué pasa si eres un preparador y un cliente llega a ti con una moto a medio terminar?

Esa es exactamente la situación en la que se encontró la empresa 'Purpose Built Moto' (PBM) con la construcción de esta Honda CX500 cafe racer, a la que tuvieron que rescatar del desastre al que iba encaminada.

Galería: Honda CX500 Cafe Racer

Su propietario, Joseph, ya había invertido bastante tiempo y dinero en hacer que su preparador original trabajara en ella, incluyendo un cambio de la parte delantera procedente de una Suzuki GSX-R donante, una conversión del amortiguador trasero, montones de cables y muchas piezas fabricadas a medida.

Lógicamente, algunas modificaciones fueron mejores que otras, pero Joseph tenía una lista de problemas que quería ver resueltos en el momento en que llegó a Purpose Built Moto, para solicitar su ayuda. Él es un piloto, no un constructor, por lo que necesitaba que el nuevo preparador le explicase el motivo de todo lo que Joseph consideraba que estaba mal. Y más importante, necesitaba que le dieran una solución.

Según PBM, la mayor parte del trabajo de fabricación era bastante bueno. Por desgracia, casi todo lo demás que había hecho el constructor anterior tenía que ser arreglado, parcial o totalmente.

Honda CX500 Cafe Racer - Vista en ángulo trasero derecho

En el vídeo, podrás ver a PBM hacer un breve resumen de todos los problemas que se encontraron, incluyendo un montón de errores de cableado, la falta de uso de rodamientos nuevos y cómo conseguir piezas específicas para la CX500 puede ser especialmente difícil.

Honda CX500 Cafe Racer - Faros delanteros

La estética es importante, pero el mal cableado de un encendido no es algo donde haya mucho debate sobre las formas correctas e incorrectas de hacer las cosas. Si vas a pagar a alguien por un trabajo, debes asegurarte de que obtendrás la calidad que esperas. Y ese fue uno de los problemas iniciales que sufrió la Honda CX500.

Honda CX500 Cafe Racer - Vista Trasera

Sin embargo, la conclusión final es que esta CX500 cafe racer es una maravilla, en bronce satinado, llena de formas interesantes que atraen la atención. Además, suena muy bien, como puedes escuchar en el vídeo. Solo cabe esperar que Joseph disfrute mucho de su moto durante muchos años.

Fuente: RideApart.com