¿Un día de nieve sobre dos ruedas? Parece imposible de lograr, pero con los componentes necesarios y una buena dosis de habilidad, todo se puede conseguir. Si no, que se lo digan al piloto francés Hugo Clere, que no dudó en disfrutar de una superficie helada a los mandos de una Yamaha YZF-R1.

Claro, tuvo como aliado necesario unos neumáticos con clavos, como puedes ver en el vídeo adjunto, colgado en YouTube. Clere y sus amigos realizaron esta grabación en la estación de esquí de Val-Thorens, la de mayor altitud de Europa. 

Al inicio del vídeo, Clere se queda dormido frente a su ordenador y empieza a soñar, pero lo que hizo fue totalmente real... y muy complicado de realizar. Desde luego, hay que tener poco miedo y mucha pericia al manillar.

Galería: Yamaha R1 y R1-M 2020

Las imágenes duran poco más de dos minutos, así que te recomendamos que las veas porque no te va a llevar mucho tiempo y merece la pena. En un momento dado, como Clere es un tipo servicial, incluso se atreve a remolcar a un esquiador detrás de su R1.

Lo hace a una velocidad suave para que nadie corra peligro en esos momentos. No obstante, lo mejor hubiese sido que el hombre se hubiera subido a la moto, a costa de dejar los esquís y los bastones.

Tal vez no puedas o no quieras poner clavos en las ruedas de tu moto deportiva, por la razón que sea. Si, como yo, estás esperando a que toda la nieve se derrita y a que vuelva el buen tiempo para poder volver a disfrutar de tu moto, tómate un par de minutos, porque este vídeo también demuestra que las motos y el invierno no son totalmente incompatibles.

Por cierto, la Yamaha YZF-R1, con tecnología procedente de MotoGP, ronda los 30.000 euros en España y monta un propulsor adaptado a la normativa Euro5, con cuatro cilindros en línea, 1,0 litros y 200 CV a 13.500 rpm.

La versión YZR-R1M está pensada para un uso exclusivo en circuitos y se ha aligerado al máximo, usando fibra de carbono en el carenado y en el colín. Además, la suspensión trasera electrónica disfruta de una nueva configuración.