El incumplir la nueva norma supondrá una multa de 200 euros y la retirada de tres puntos del carné de conducir.

Según palabras del propio Pere Navarro, actual director de la DGT, 2019 trajo consigo un dato realmente preocupante: durante dicho año, fallecieron en accidentes de tráfico más peatones, ciclistas y motoristas que usuarios de vehículos de cuatro ruedas.

De ahí que el Ministerio del Interior instara a la propia DGT a que hiciera algo al respecto para fomentar la seguridad de este grupo de usuarios de las vías, a los que se ha etiquetado como 'vulnerables'.

Dicho y hecho, como bien sabrás, ya se está trabajando en un anteproyecto para reformar la Ley de Tráfico. Y en ella, como no podía ser de otra manera, los adelantamientos a ciclistas tienen reservado su propio capítulo.

Galería: Bicis y ciclistas

De este modo, si hasta este momento, era suficiente con dejar 1,5 metros de separación lateral (pudiendo invadir el carril contrario, incluso con línea continua) y reducir la velocidad, ahora, la DGT quiere aumentar todavía más la seguridad en la maniobra.

Para ello, de cara a la nueva Ley de Tráfico, que todavía tiene que aprobarse, se aumenta la separación hasta los 2 metros y se obliga a reducir la velocidad en 20 km/h.

Sin duda, parece uno de los puntos más acertados del borrador de la nueva ley, ya que las turbulencias y la acción del aire que provoca un coche a gran velocidad, sobre una bicicleta, puede ser por sí mismo el motivo de un accidente. 

Para todo aquel que no cumpla con la norma, la nueva sanción estará tipificada con una multa económica de 200 euros y la pérdida de tres puntos del carné de conducir.

Y cuidado, ya que son muchas las formas en las que se puede 'pillar' a un conductor que no respete la norma a la hora de adelantar, ya sea por parte de los propios agentes que circulen por la vía, con drones, helicópteros o con las propias cámaras que llevan instaladas en sus bicis algunos ciclistas.

Fuente: DGT, vía Executive Forum