El hiperdeportivo francés luce una decoración propia de aviones por la carrocería y el habitáculo.

Para conmemorar el éxito de Bugatti en la industria aeronáutica y en las carreras a principios del siglo XX, la marca francesa acaba de lanzar al mercado el Bugatti Chiron Sport Les Légendes du Ciel, una serie limitada a 20 ejemplares, que cuestan 2,88 millones de euros cada uno. 

Esta edición especial está pintada en gris mate, aunque una ancha franja blanca recorre todo el vehículo desde el frontal hasta la zaga, al más puro estilo avión de combate. Asimismo, la bandera francesa aparece en las taloneras laterales, justo detrás de los pasos de rueda delanteros.

Galería: Bugatti Chiron Sport Les Légendes du Ciel

El marco de la parrilla, en forma de herradura, luce un acabado en negro brillante y las lamas son de aluminio cortado con láser. Por su parte, las salidas de escape están hechas en la superaleación Inconel, impreso en 3D y muy resistente a las altas temperaturas.

El logotipo del motor de un avión con una hélice aparece tanto en la carrocería como en el habitáculo, incluido en los reposacabezas de los asientos y en la consola central de aluminio.

Bugatti Chiron Sport Les Légendes du Ciel
Bugatti Chiron Sport Les Légendes du Ciel
Bugatti Chiron Sport Les Légendes du Ciel

Además, ese emblema se proyecta en el suelo al abrir las puertas y aparece en los umbrales de acceso, acabados en aluminio cepillado. La cabina está tapizada en cuero marrón claro y los paneles de las puertas muestran el dibujo de un avión Nieuport 17 compitiendo contra un Bugatti Type 13. Como opciones, los compradores pueden pedir los asientos Comfort y el techo panorámico Sky View.

El tren de potencia es el mismo que el del Chiron Sport, es decir, el famoso bloque 8.0 W16, con cuatro turbocompresores, capaz de desarrollar 1.500 CV y 1.600 Nm. Por lo tanto, entendemos que las prestaciones no han variado: aceleración de 0 a 100 km/h en 2,5 segundos y de 0 a 200 en 6,5.

"Muchos exitosos pilotos de carreras de Bugatti, como Albert Divo, Robert Benoist y Bartolomeo 'Meo' Costantini, volaron para la Fuerza Aérea de Francia, mientras que la leyenda de la aviación francesa Roland Garros condujo un Bugatti Type 18 para ser rápido tanto en la carretera como en el aire", ha explicado Stephan Winkelmann, presidente de Bugatti.

Si bien solemos pensar en Bugatti como un fabricante de automóviles, la empresa también tiene una larga historia de creación de motores para la industria de la aviación. Una de las creaciones más extrañas fue un bloque de 24 litros que tenía dos bancos verticales de ocho cilindros, por lo que en lugar de un V16, era más bien un U16.

Por su parte, en 1937, Ettore Bugatti trabajó en una aeronave con la esperanza de batir récords de velocidad con ella, pero el estallido de la Segunda Guerra Mundial detuvo el proyecto.