El proyecto se estuvo valorando en la década de los 90.

En la actualidad, la duda sobre si el motor V12 ha sido el más razonable para las grandes berlinas de lujo o los poderosos superdeportivos, parece una cuestión superada. De hecho, los fabricantes de automóviles han pasado página sobre esta cuestión, ante un panorama cada vez más restrictivo en materia de emisiones contaminantes.

Sin embargo, en la década de 1990, Mercedes-Benz equipó su Clase S (generación W140) con un motor V12, de 6,0 litros de cilindrada, que parecía la elección más razonable para un vehículo de esas características.

Motor Mercedes- Benz W18

No obstante, según nuestros colegas alemanes de Autobild, Mercedes-Benz habría considerado, en los años 90, equipar su berlina de lujo con un motor de 18 cilindros y 8,0 litros. Un verdadero 'monstruo' que los ingenieros imaginaron en su momento con tres filas de seis cilindros, cada una posicionada en un ángulo de 75,5°. En este formato, este motor no habría sido más largo que un seis cilindros en línea.

Como es lógico pensar, la firma de la estrella podría haber usado este proyecto para desarrollar sus motores de seis cilindros posteriores. Si lo piensas bien, el W18 se trataría de un conjunto de tres motores de seis cilindros.

Este 18 cilindros podría haber dado lugar, de haber llegado a buen puerto, a una hipotética versión 800 SEL, un modelo que desarrollaría unos 500 CV de potencia y 750 Nm de par motor, además de otra versión más potente, con 690 CV y 800 Nm, lo que podría haber convertido al 800 SEL en el coche más potente del mundo en su momento.

Al final, este motor nunca vio la luz, ya que el bloque 6.0 V12 se consideró más adecuado para el Clase S, donde Mercedes-Benz buscaba un excelente compromiso entre confort, rendimiento y suavidad. Al final, el Mercedes Clase S W140 tenía dos versiones V12, una con 394 CV y 570 Nm de par motor y otra con 408 CV y 580 Nm.

Serie W140 (1991 - 1998)

No obstante, el motor W18 no fue solo un asunto de Mercedes-Benz, ya que en la década de 2000, Bugatti también consideró una mecánica de estas características, incluyendo el EB 18/4 Veyron, que adelantó el modelo de producción homónimo. Finalmente, para la producción del Veyron, Bugatti recurrió a un propulsor con dos cilindros menos y cuatro turbocompresores, suficiente para superar la marca de los 1.000 CV.

Incluso en la actualidad, el Bugatti Chiron está equipado con un bloque W16, aunque muy pocos modelos optan todavía por esta arquitectura mecánica. Los últimos vehículos con planteamiento 'W' son los Bentley Continental GT y Bentayga.

Los propios motores V12 son cada vez más raros. Es más, Mercedes-Benz pronto jubilará el bloque de 12 cilindros con la próxima generación de la Clase S, aunque Maybach lo mantendrá durante un tiempo. Al menos, eso apuntan los rumores, todavía por confirmar por parte de la casa alemana.

Mercedes-Benz Clase S W140 (1991-1998)

Si miramos a BMW, su bloque de 12 cilindros también desaparecerá de la oferta del Serie 7. Solo Rolls-Royce seguirá equipando este motor durante algún tiempo. No obstante, todavía hay varios signos de esperanza, especialmente con algunos fabricantes más pequeños, como Gordon Murray Automotive y su nuevo superdeportivo, el T.50. Apuesta por un motor atmosférico V12, de 3,9 litros, con 663 CV, asociado a un cambio manual.

Lamborghini también sigue apostando por su V12 de aspiración atmosférica, aunque debería estar equipado con uno o más motores eléctricos, para reducir sus emisiones contaminantes en la medida de lo posible. También se espera que Ferrari adopte esta solución, aunque la firma italiana se está centrando más en las tecnologías híbridas basadas en su V8 biturbo de 3,9 litros, como en el caso del SF90 Stradale.