Los recortes se traducirán en cerca de 15.000 bajas y una reducción en la producción de 700.000 coches en todo el mundo.

Después del anuncio dramático, por parte de Nissan, de su plan de ajustes que implica el cierre de la fábrica de Barcelona, otro miembro de la alianza, en este caso Renault, acaba de hacer público un ambicioso plan de reestructuración con el fin de ahorrar unos 2.000 millones de euros en el plazo de tres años.

Fruto de esa estrategia, la firma del rombo prescindirá de unos 4.600 empleos en sus fábricas francesas, mediante bajas incentivadas, además de otros 10.000 más repartidos por el resto de centros de producción que tiene repartidos por el mundo. En términos cuantitativos, esa reducción en la plantilla, a nivel mundial, supondrá un 8% del total.

Galería: Alpine A110 Légende GT & Color Edition 2020

Por el momento, los planes de la marca gala no pasan por el cierre de ninguno de los centros de producción ubicados en nuestro país, ni la reducción de la plantilla de dichas fábricas, como hemos podido saber en una rueda de prensa organizada para comunicar las líneas principales del plan de reestructuración.

Sin embargo, es bastante probable que los cambios anunciados afecten tanto a los productos fabricados en nuestro país, como a la organización de los centros de producción, que recordemos son los dos de Valladolid (motores y Captur), más Palencia (Mégane y Kadjar) y Sevilla (cajas de cambio).

De la información facilitada por la marca francesa, el recorte se llevará a cabo sin despidos, a través de jubilaciones anticipadas, voluntarias y negociadas. En este sentido y aunque en principio no afectará a la plantilla de los centros españoles, Renault da trabajo en nuestro país a unos 11.000 empleados (casi 14.000, teniendo en cuenta todas las áreas).

Renault Now

Por otra parte, Renault estudia el cierre de tres centros en Francia de los 24 que tiene actualmente y se plantea una reestructuración de la producción del área de transmisiones del grupo, para optimizar la producción. De este forma, podría variar la capacidad y producción de la planta de Sevilla.

Renault Captur 2020

Respecto a la fabricación, el gigante francés pretende acometer una reducción del 20% hasta 2024. Eso se traducirá en una producción aproximada de 3,3 millones de vehículos al año, frente a los 4,0 millones que salieron de sus centros en 2019. Gracias a esa rebaja, el ahorro de los costes se aproximaría a los 650 millones de euros. 

Renault Mégane 2020

Por último, los cambios previstos en fábricas del grupo como la de Dieppe, donde se ensambla el Alpine A110, deja en el aire la continuidad futura del modelo y, por tanto, de la propia firma bajo el paraguas de Renault.

Por último, la compañía estima unos ahorros añadidos de 800 millones en el área de ingeniería, más otros 700 millones en marketing, mientras que el coste total de aplicar todas estas medidas ascenderá a un total de 1.200 millones de euros.