Te explicamos esta tendencia actual en las carreras virtuales.

Los deportes electrónicos, conocidos bajo el término inglés eSports, se han convertido en una de las industrias con mayor crecimiento en nuestro país en la actualidad, generando unos 1.000 millones de dólares al año. Y no es de extrañar, dada su popularidad como forma de entretenimiento a la que aún le queda mucho camino por delante.

Pero, ¿qué son los eSports?

Se trata de competiciones de videojuegos que siguen unas normas preestablecidas y que están creadas por el propio campeonato de manera oficial. Como en cualquier otro deporte, este tipo de competiciones cuenta con árbitros, un reglamento a seguir, jugadores individuales o un equipo (dependiendo del propio juego), entrenadores e incluso espectadores. Lo que comenzó como pequeñas reuniones locales o con una minoría de público se ha convertido en un fenómeno social, en el que ya no solo intervienen los participantes profesionales, sino también los seguidores del propio juego.

Tanto es así que otro de los sectores que se relacionan con los deportes de gran éxito, el de los juegos de azar, ofrece la posibilidad de realizar apuestas de eSport, tal y como se explica en este site. Es cierto que los eSports existen desde hace años, pero no ha sido hasta hace poco cuando las nuevas plataformas y la propia expansión de Internet han hecho que muchos inversores hayan puestos sus ojos en el sector, invirtiendo y ofreciendo patrocinio a los diferentes jugadores y competiciones, tanto internacionales como nacionales. Ya son muchas las marcas que han decidido patrocinar este tipo de eventos, sumando un total de 54, un 70% más que en años anteriores.

En cuanto a los diferentes encuentros, los seguidores pueden decidir si prefieren disfrutar de los mismos desde la comodidad de su hogar o desde los estadios en los que tienen lugar a lo largo del mundo, desde Madrid, hasta Berlín, pasando por Seúl o Nueva York.

No debemos olvidar que, a pesar de ser llamados deportes electrónicos, lo cierto es que no se desarrolla ningún tipo de esfuerzo físico durante los encuentros, por lo que, en ocasiones, es considerado como un deporte menor. Sin embargo, algunos gobiernos -Estados Unidos o Alemania- han comenzado a considerar a los participantes como atletas, siendo incluso reconocido como deporte olímpico por el Comité Olímpico Coreano.

La dinámica de los eSports

Suelen ser encuentros que reúnen a dos equipos, cada uno de ellos con 5 participantes, que se enfrentan, aunque también existen competiciones de carácter individual. Normalmente, los diferentes equipos están formados por personas con un nivel de preparación en el juego. Además, han sido muchos los personajes famosos, varios de ellos deportistas de élite, que han apoyado esta nueva modalidad de juego.

Las ligas con más seguidores suelen ser aquellas que están relacionadas con los videojuegos de estrategia, como son el Counter Strike o el League of Legends, o de acción, como el Call of Duty. A estos últimos se han unido recientemente los populares Fortnite y el Apex Legends.

Automovilismo virtual o Simracing

Como era de esperar, el fenómeno de los eSports ha llegado a otro de los sectores que siempre ha estado relacionado con los videojuegos, el del motor. Podemos decir que de alguna manera han estado muy ligados, ya que los propios equipos de Fórmula 1 o Nascar utilizan simuladores para entrenar a sus pilotos. Son muchos también los videojuegos que en el pasado utilizaban simuladores e incluso te permitían comprar accesorios para conectar con tu propia consola con el fin de hacer la experiencia más real, como el Gran Turismo, Forza Motorsports o Project Cars. Estos títulos disponen de un simulador medio y están pensados para disfrutar de una experiencia sencilla para el jugador.

Pero no debemos olvidar que un simulador no es juego de coches, sino algo un poco más complejo, ya que necesitas una preparación previa. Se requiere un conocimiento de los propios controles para ganar a tus oponentes, por lo que se necesita un entrenamiento que podría compararse con el que realizan los propios pilotos de Fórmula 1 o Nascar, llegando incluso a controlar los factores externos para evitar las colisiones o accidentes, como el que tuvo Ryan Newman, piloto de Nascar, recientemente.

Entre los primeros juegos de simulación, destaca el Live for Speed (LFS) que fue pionero en las carreras online. El panorama de los eSports a nivel nacional e internacional ha evolucionado desde el LFS, llegando incluso a existir juegos patrocinados por la propia Fórmula 1, el Formula One Esports Series, o Nascar (Asociación Nacional de Carreras de Automóviles de Serie), como el Nascar Heat 4.

Pero, ¿por qué han apostado Nascar y Fórmula 1 por los eSports?

Ambos ofrecen un factor de emoción a los jugadores que pueden vibrar disfrutando de las vistas de la carrera desde el sillón de piloto. Es un juego rápido, lleno de adrenalina que todo participante querrá disfrutar al menos una vez en la vida. Estos juegos ofrecen la posibilidad de competir en diferentes categorías y contra adversarios con tus mismas habilidades, creando una comunidad virtual que sigue aumentando cada día.

Tanto es el fervor y la competición que se está generando en torno a estos juegos que, al igual que en la propia competición de Fórmula 1, se permite realizar apuestas sobre los participantes en cada carrera. No debemos olvidar que aún es un mercado en auge, en el que, de momento, la Fórmula 1 le saca cierta ventaja a la Nascar, ya que su inmersión en el mundo de los eSports comenzó en 2017. Han pasado solo tres años desde entonces, pero ambos juegos han progresado de manera positiva, continuando con el mercado que ya habían abierto juegos como el LFS.

Pero como en todos los deportes, la fuerza se encuentra en la propia afición. Está claro que se trata de una industria emergente que seguirá evolucionando de la mano de los avances tecnológicos que se logran cada día. Se trata de un cambio generacional que permite que las nuevas generaciones se interesen por los videojuegos. Un futuro esperanzador para la industria de los juegos como forma de entretenimiento. Y tú, ¿te animas?