La DGT ha abierto el debate, en redes sociales, tras publicar un post en su cuenta oficial de Twitter.

Lo vemos en verano y hasta alguno reconoce conducir con chanclas durante sus vacaciones estivales o cuando va a la piscina o a la playa tras su jornada laboral. Pero, ¿hasta qué punto estamos cometiendo una infracción?

La DGT nos ha sacado de dudas tras un post en Twitter, para el que no han faltado respuestas de todo tipo. Y es que todavía muchos se preguntan si esta práctica es legal o no.

Galería: Consejos para conducir en verano

Pues bien, las autoridades han dejado claro que utilizar este calzado no es motivo de sanción, siempre que no se esté poniendo en peligro nuestra seguridad y la del resto de usuarios de la vía.

Y recuerdan, que el conductor debe gozar de la libertad de movimiento necesaria, de un campo de visión óptimo y de la atención que requiere circular por la carretera.

¿Esto qué quiere decir? Pues que conducir con chanclas no está prohibido, siempre que los agentes entiendan que el usuario está en plenas condiciones y facultades de conducir el vehículo, atendiendo al artículo 17.1 del Código de Circulación.

Es decir, que no reconoce esta acción como falta leve, como sí ocurre con el hecho de comer o beber al volante o incluso con ir descalzo. Esto último está considerado como infracción y, al igual que el resto de sanciones de tipo 'leve', se pena económicamente con hasta 100 euros.

 

Dicho esto, debes tener en cuenta que, cada agente de la Guardia Civil puede entender de forma distinta el concepto de 'libertad de movimiento', por lo que si creen que el calzado que has elegido no te sujeta bien el pie, estarás expuesto a una posible sanción.

Nosotros, recomendamos llevar siempre unos zapatos o zapatillas, que sean cómodas y que protejan completamente el pie, de manera que podamos evitar sustos, y no poner en riesgo nuestra integridad ni la de los ocupantes del vehículo.

Fuente: Ideal.es y Revista ‘Tráfico y Segurida Vial’ de la DGT