Es una de los 30 unidades que salieron de la fábrica de Maranello.

Una increíble colección de coches, conocida como Ming Collection, se pondrá a la venta en Monterey, aprovechando la celebración del aclamado y popular Concurso de Elegancia de Pebble Beach, que tendrá lugar el próximo mes de agosto.

La selección de estas exclusivas máquinas incluye modelos como un Ferrari F40 de 1991, un Ferrari 308 GTSi de 1985, el descapotable F355 Spider de 1997, un Ferrari 612 BBi y hasta un par de automóviles algo más modernos con el emblema del Cavallino Rampante, como un Ferrari F430 F1 y un flamante 458.

Galería: Ferrari FXX de 2006, a subasta

Pero no estamos aquí para hablar de esto, sin menospreciar a las anteriores obras de ingeniería italiana. En realidad, lo que más nos ha llamado la atención es la subasta de un exclusivo Ferrari FXX, una de las 30 piezas limitadas que salieron de fábrica, lo que lo convierte en un ejemplar de coleccionistas de Ferrari, como pocas hay en el mundo.

Su construcción se llevó a cabo sobre la base del Enzo allá, por 2006, y fue concebido como su versión para circuitos. De hecho, el mismísimo Michael Schumacher estuvo encargado de trabajar junto a los ingenieros para el desarrollo del coche.

De los 30 que se ensamblaron, uno fue cedido al propio Schumacher, por lo que, en realidad, solo 29 Ferrari FXX se pusieron a la venta a clientes.

Cabe recordar que este superdeportivo no estaba homologado para circular en carreteras abiertas al tráfico y que cuenta con un potente motor de gasolina V12, con 6,2 litros de cilindrada, que entrega 800 CV y 687 Nm de par máximo. Esta mecánica, en vías de extinción, se acopla a una caja de cambios deportiva de accionamiento manual-secuencial y seis velocidades.

Gracias a que está fabricado con un chasis monocasco terminado en fibra de carbono, su peso es de tan solo 1.155 kilos, lo que permite que su corazón pueda desplazarlo con facilidad a una velocidad de hasta 345 km/h, acelerando de 0 a 100 km/h en apenas 2,8 segundos.

Ferrari FXX de 2006, a subasta
Ferrari FXX de 2006, a subasta

Para suerte del futuro dueño, esta unidad del 'Cavallino' fue una de las pocas que finalmente consiguió la homologación para circular por la calle, lo que hace que su precio pueda ser superior y, por supuesto, que el afortunado comprador pueda presumir de su FXX allí por donde pase.

En unos meses, uno de ellos estará en California, gracias a la casa de apuestas RM Sotheby's, por lo que habrá que esperar a ver lo que algunos son capaces de pagar por coches como estos.

¿Cuánto crees que vale este Ferrari FXX?