El ejercicio de diseño incluye 12 medidas de seguridad innovadoras.

Como si de una tradición histórica se tratase, la firma de la estrella acaba de presentar su último vehículo experimental de seguridad, el Mercedes-Benz Experimental Safety Vehicle. Estamos hablando de un ejercicio de diseño, que integra algunas de las últimas tecnologías en materia de seguridad, en las que están trabajando los responsables de Mercedes-Benz.

Detalles tecnológicos que ya están preparados para llegar a los modelos de producción, en algunos casos, aunque otros miran directamente al futuro.

Basado en el último Mercedes-Benz GLE 2019, el todocamino alemán utiliza un sistema de propulsión híbrido y es capaz de conducir de forma semiautónoma en diferentes situaciones.

Los responsables alemanes mostrarán el vehículo de investigación coincidiendo con la convención de vehículos eléctricos que se celebrará en Eindhoven, en junio de este año. Posteriormente, el salón de Frankfurt, en septiembre de 2019, servirá para su presentación oficial ante el público.

La firma de la estrella afirma que el ejercicio de estilo es un adelanto de "lo que está por venir", así como una visión y una aportación a la discusión general, sobre la seguridad en los vehículos modernos.

Algunas de las principales características de este vehículo están relacionadas con sus funciones de conducción semiautónomas. Por ejemplo, cuando el SUV enchufable funciona en modo automatizado, el volante y los pedales se retraen para reducir el riesgo de lesiones en caso de una colisión.

Esto requiere, obviamente, de nuevas ubicaciones para el montaje de los cinturones de seguridad y de los airbags, que están integrados en los asientos y en el tablero, respectivamente. Otro ejemplo es el sistema de comunicación cooperativa, que informa a otros usuarios de la carretera sobre los peligros potenciales en la ruta que les resta.

Mercedes-Benz Experimental Safety Vehicle

En cuanto a la seguridad de los ocupantes, Mercedes-Benz está introduciendo su tecnología Pre-Safe Child, que utiliza un cinturón y elementos de protección para paliar los impactos laterales y reducir las consecuencias del impacto sobre un niño en una colisión. El sistema también supervisa la instalación del sistema de retención infantil y mide las constantes vitales del ocupante.

Mercedes-Benz Experimental Safety Vehicle

Otro detalle llamativo es una especie de pequeño robot teledirigido que sale automáticamente de la parte trasera del vehículo después de un accidente, actuando como un triángulo de advertencia.

Una segunda señalización adicional está compuesta por un triángulo de seguridad que se despliega sobre el techo del vehículo, así como las ventanas traseras, que ejercen una función de altavoces de advertencia.

Mercedes-Benz Experimental Safety Vehicle

"La seguridad es parte del ADN de la marca Mercedes-Benz", afirma Ola Kallenius, miembro de la Junta Ejecutiva de Daimler AG y responsable de Mercedes-Benz Cars Development. "Hemos demostrado, en repetidas ocasiones, que no nos faltan ideas en esta materia desde la década de 1970, con los diferentes ejemplos de nuestros Vehículos de Seguridad Experimental".

Y añade: "El nuevo ESF 2019 refleja la movilidad del futuro y presenta una amplia variedad de innovaciones, en las que estamos investigando y desarrollando en la actualidad. Y ya puedo decir esto: algunas de las funciones están prácticamente terminadas para su inclusión en la producción en serie de nuestros vehículos".