El primero es un 'cohete' de bolsillo y el segundo, una variante con techo duro del roadster.

Con permiso de Alfa Romeo, la marca más pasional de Fiat Chrysler Automobiles (FCA) es Abarth. Por eso, siempre resulta interesante conocer sus novedades para una cita tan importante como el salón de Ginebra.

Este año, en primer lugar, nos encontramos con el 595 esseesse, un guiño al modelo original, que data de 1964, además de una evolución del 500 homónimo.

La segunda primicia es el 124 Rally Tribute, una edición limitada a 124 unidades que homenajea los éxitos en competición del modelo de carreras en la Copa FIA R-GT 2018. Su principal característica reside en la adopción de un techo duro. A continuación, analizamos más en detalle ambos vehículos.

Abarth 595 esseesse

Abarth 595 esseesse

El benjamín de la firma transalpina desarrolla 180 CV; es decir, 20 más que su antecesor, a partir del motor turboalimentado de gasolina 1.4 T-JET. La 'banda sonora' la proporciona un sistema de escape de la firma Akrapovic, especialmente diseñado para este vehículo, con el fin de optimizar su rendimiento mecánico, sobre todo, en regímenes elevados. 

No hay que centrarse únicamente en las prestaciones, sino también en otras variables fundamentales, como la capacidad de frenado. A través de una asociación con Brembo, Abarth ha incluido discos perforados y ventilados en el eje delantero, con pinzas de freno de color rojo. 

Igualmente, la alianza con BMC ha permitido disponer de un filtro de aire a medida, que incrementa el rendimiento mecánico al mejorar la admisión. Por último, Koni proporciona los amortiguadores, con el fin de optimizar la estabilidad y la agilidad del vehículo.

Abarth 124 Rally Tribute

En cuanto al roadster, incorpora el techo rígido de fibra de carbono de Mopar, pintado en negro mate, independientemente de que el color exterior elegido sea el Costa Brava Red o el Turini White. Además, incluye una insignia conmemorativa en la carrocería y una placa numerada en el habitáculo. 

Las llantas de aleación, denominadas Racing White, son de 17 pulgadas y esconden parcialmente los frenos del fabricante Brembo. ¿Más equipamiento de serie interesante? El sistema de sonido Bose, con nueve altavoces, el equipo multimedia, gobernable a través de una pantalla táctil de 7,0 pulgadas, el climatizador automático y una barra de refuerzo para incrementar la rigidez torsional.  

El motor continúa siendo el bloque MultiAir de 1,4 litros, turboalimentado, con 170 CV, asociado a una caja manual de seis velocidades. Quedamos a la espera de saber los precios de ambos modelos para el mercado español.