La nueva berlina estrena plataforma, pero no rompe drásticamente con su antecesor en el apartado estético.

Después de conocer el BMW Serie 3 2019 en el salón de París, toca compararlo estéticamente con su predecesor. Antes de meternos en materia, hay que recordar que la séptima generación de la berlina alemana se asienta sobre una nueva plataforma, más ligera, y estrena suspensión adaptativa, entre otras mejoras.   

Aunque parece que las dimensiones exteriores no han cambiado, lo cierto es que sí lo han hecho. La nueva berlina es 76 milímetros más larga y ofrece una distancia entre ejes 41 milímetros ampliada. Visualmente, estimamos que no se ha producido una ruptura total entre ambos modelos, si bien el Serie 3 2019 proyecta una imagen más pasional. Vamos a ver los cambios más en detalle, a partir de fotos desde distintos ángulos. 

Frontal

BMW Serie 3 2019: frontal
BMW Serie 3 2015: frontal

Dependiendo del acabado, el BMW Serie 3 2019 varía ligeramente. En el caso del 340i, observamos un doble riñón más grande y envuelto en una moldura cromada, con lo que gana presencia dentro del frontal. 

Los faros cambian ligeramente de diseño. Como nota más destacada, en la parte inferior presentan un original pliegue. En cuanto al paragolpes inferior, la boca de aire es bastante original, al igual que los módulos donde se integran los faros antiniebla, que se benefician de diodos luminosos.  

Las llantas mantienen los cinco radios dobles de las del Serie 3 2015, si bien presentan una nueva imagen. Por último, da la impresión de que la superficie acristalada lateral es menor en la nueva entrega. 

Zaga

BMW Serie 3 2019: zaga
BMW Serie 3 2015: zaga

La trasera sí ha cambiado notablemente, sobre todo si tenemos en cuenta los nuevos pilotos, que nos recuerdan a los del Lexus RC. El pilar C es ligeramente más ancho, la tapa del maletero parece algo más redondeada y los módulos delanteros donde van integrados los faros antiniebla se incorporan también al paragolpes posterior, en este caso para albergar los deflectores. 

Verdaderamente, hay rasgos que nos recuerdan al flamante Serie 8, lo que corrobora el buen trabajo de los diseñadores en este punto del coche. 

Interior

BMW Serie 3 2019: interior
BMW Serie 3 2015: interior

El habitáculo sí ha evolucionado considerablemente. Tan solo se conservan, rediseñados, el volante deportivo de tres radios y el mando iDrive. La instrumentación digital, los nuevos mandos de la consola central, la pantalla central integrada y la palanca de cambios proporcionan una imagen mucho más moderna y vanguardista a la berlina.  

En definitiva, muchos considerarán al BMW Serie 3 2019 como un modelo continuista en el apartado estético, pero nosotros consideramos que sí se han producido suficientes cambios en este punto. El tiempo y las ventas nos darán o nos quitarán la razón...

Galería: BMW Serie 3 2019 vs. Serie 3 2015