El 'familiar' con base de coupé es una idea tan alocada como fascinante, que fue rechazada en 2004 y 2015... por desgracia.

En su origen, el término 'shooting brake' hacía referencia a un tipo de carruaje que empleaban los nobles ingleses, con una carrocería especial para poder poner a buen recaudo los rifles y aperos necesarios para llevar a cabo su afición favorita. 

Pero, con el paso del tiempo (y de los años), el concepto se fue transmitiendo al mundo de los coches. Una moda que, en un inicio, se mantuvo fiel a la idea original: coupés con una zaga similar a la de un vehículo familiar... y no tanto modelos como el Mercedes-Benz CLS Shooting Brake, que familiarizaron el término.

Sin duda, el Audi TT hubiera sido un modelo fiel al origen de ese tipo de carrocerías... si se hubiera llegado a producir. Porque, como puedes comprobar en este artículo, los prototipos nunca llegaron a ver la luz.

Audi TT 2019: más información

Una idea intrigante

Puede gustar más o menos, pero el planteamiento es fascinante: un coupé de dimensiones contenidas y buenas condiciones dinámicas, que ofrece un mayor espacio interior. Por supuesto, habrá quien opine que BMW mostró el camino con el Z3 Coupé. Pero, a decir verdad, no llegaba a ajustarse a la perfección al término 'shooting brake'

Primer intento, en 2005: Audi Shooting Brake concept

Este prototipo, presentado en el salón de Tokio de 2005, contaba con un motor 3.2 V6 de gasolina bajo el capó, que entregaba 250 CV, asociado al sistema de tracción total quattro.  En la época, la prestaciones eran más que notables, ya que alcanzaba los 250 km/h de velocidad máxima y una aceleración de 0 a 100 de 6,0 segundos.

¿Y el maletero? Pues oscilaba entre 255 y 730 litros de capacidad. También dejó para el recuerdo la pantalla OLED del habitáculo, los faros con tecnología de tipo LED, la suspensión adaptativa o unas llantas de aleación similares a las del RS 4 Avant de la época. 

Galería: Audi Shooting Brake concept 2005

El segundo (y el tercer) intento, en 2014

De Japón saltamos a Estados Unidos, donde Audi presentó el Allroad Shooting Brake concept, una nueva vuelta de tuerca a la filosofía del concepto, reforzada por los elementos clásicos que suelen lucir las versiones allroad quattro de la firma.

Además de apostar por una imagen con ciertos rasgos de SUV, también contaba con un esquema mecánico más moderno: un motor 2.0 turbo, asociado a dos mecánicas eléctricas. 

Galería: Audi Allroad Shooting Brake concept 2014

Ese mismo año, en el salón de Pekín, la firma de los cuatro aros mantuvo viva la llama de la ilusión, con el TT Offroad concept (tenéis las fotos justo debajo), un ejercicio de estilo al que podríamos considerar el 'antecesor espiritual' del futuro Q4.

Galería: Audi TT Offroad concept