A partir del coche de carreras W125, de los años 30, este prototipo eléctrico actualiza la esencia de la competición para el siglo XXI.

Si hay una trayectoria digna de ser revivida, esa es la de Mercedes-Benz. En 1937, el coche de carreras W125 logró cuatro primeros puestos en la temporada europea de Grand Prix, la antesala de la F1 actual. No solo eso, sino que, en 1938, firmó el récord de velocidad en carretera, marcando un registro de ¡432,7 km/h!

Precisamente, ese histórico vehículo de competición nos viene a la mente observando el Mercedes EQ Silver Arrow, un prototipo que opta por un tren motriz eléctrico, en lugar del V12 sobrealimentado por dos compresores, de 736 CV, del modelo clásico.  

Mercedes EQ Silver Arrow

Mercedes EQ Silver Arrow, con sonido 'fabricado'

La marca de la estrella explica que este concept car desarrolla 748 CV (550 kW) y consta de una batería con una capacidad de 80 kWh, que otorga una autonomía estimada superior a los 400 kilómetros en el ciclo WLTP. Para que el sonido mecánico sea lo más atractivo posible, el conductor puede configurar este parámetro, de tal forma que se pueda escuchar el W09, el monoplaza de Mercedes en la F1 2018, o un Mercedes-AMG, con el famoso propulsor 4.0 V8 biturbo. 

A pesar de que mide 5,3 metros de longitud, el Mercedes EQ Silver Arrow tiene espacio para un único ocupante, que va situado en el centro del habitáculo. La carrocería está fabricada en fibra de carbono y muestra líneas suaves, muy avanzadas desde el punto de vista aerodinámico. 

Si el frontal es espectacular, también merece ese calificativo la zaga, con un alerón activo que emerge en posición horizontal cuando es necesario. Un punto muy curioso reside en las ruedas, tapadas parcialmente por cubiertas metálicas, que también ocultan las llantas de aleación de 24 pulgadas, delante, y de 26, detrás, formadas por nada menos que 168 radios cada una. Por su parte, la pintura plateada Alubeam rinde homenaje a los vehículos de competición clásicos de la casa, como el propio W125.   

Mercedes EQ Silver Arrow

Interior con videojuego

El habitáculo del Mercedes EQ Silver Arrow mezcla materiales Premium, como cuero, madera de nogal y Alcantara de color plateado, con componentes de vanguardia; entre ellos, una instrumentación 100% digital o un segundo monitor en el centro del volante, mediante el cual se puede gobernar el control dinámico de la conducción, disponible con los programas Comfort, Sport y Sport+. 

Presta atención al videojuego disponible. Cuando el conductor desee divertirse, puede activar una función que superpone una pista de carreras virtual sobre la ruta real. También hay un coche contra el que competir y un entrenador virtual que ayuda a mejorar las habilidades de pilotaje. Desde luego, convendría ser precavidos al activar esta función...

El cinturón de seguridad, inspirado en la competición, suma cuatro puntos de anclaje, mientras que los pedales se pueden adaptar a la estatura del conductor a través de un regulador, ubicado junto al asiento. El confort térmico está asegurado con el sistema AIRSCARF, con salidas de aire caliente en la zona de la nuca. 

Sabemos que es algo irreal, pero nos encantaría ver este coche en un circuito de velocidad. Quién sabe si con el paso de los años, esta utopía se acabará convirtiendo en realidad. 

Gallery: Mercedes EQ Silver Arrow