Su creación contempla varios procesos artesanales, para conseguir un aspecto sumamente exclusivo.

Pocos logotipos representan de una forma tan fiel la historia y las pretensiones de un fabricante como lo hace el Espíritu del Éxtasis de Rolls-Royce. Este pequeño, pero poderoso emblema lleva adornando la calandra de los modelos británicos durante más de cien años. Concretamente, desde el año 1911. En esa fecha, el fabricante inglés decidió incluir en sus vehículos esta estatuilla, siendo el primero un Rolls-Royce Silver Ghost. De esta forma, consiguió impedir que los clientes 'adornasen' sus modelos con cualquier objeto que se les antojase, tal y como sucedía en la época.

También te podría interesar:

Creada por la fundición Polycast Ltd., ubicada en la ciudad inglesa de Southampton, los creadores de esta Flying Lady (Dama voladora), funden al año, aproximadamente, unas 5.500 piezas con destino a las instalaciones de Rolls-Royce. Como curiosidad, este fundición se encarga de este trabajo desde el año 2003 y desde ese momento no ha dejado de forjar la figura femenina que representa el cuerpo de Eleanor Velasco Thornton, la amante y secretaria del aristócrata Lord Montaigu de Beaulieu, uno de los pioneros del mundo del automóvil en suelo británico.

La pequeña escultura fue diseñada y reproducida por Charles Robinson Sykes. Representa el cuerpo de Eleanor Thorton, de cara al viento, con el pelo recogido hacia atrás mezclado con su ropa y sus brazos estirados hacia atrás. Más conocida como el Espíritu del Éxtasis, ahora puedes descubrir, en imágenes, alguno de los procesos de creación de uno de los más conocidos, sino el que más, logotipo del mundo del automóvil. Como puedes deducir por las imágenes, muchas partes del proceso de creación son manuales y llevadas a cabo por auténticos expertos artesanos, que con sus manos dan forma, pulen o sacan brillo a cada una de las estatuillas, llamadas a presidir el frontal de un Rolls-Royce.

Galería: Así se fabrica el Espíritu del Extasis de Rolls-Royce