Con el nombre en clave de CLR 4S, el todocamino alemán luce una imagen más musculosa.

Para aquellos que no lo sepan (creo que no muchos), el Audi SQ5 es la versión deportiva del todocamino alemán. Se trata de un modelo sumamente popular entre las empresas especializadas en preparaciones o personalización de vehículos.

No hace mucho, os mostramos el trabajo del preparador de cabecera del gigante alemán, ABT Sportsline. Ahora, os mostramos el trabajo del especialista Lumma Design, que gracias a su kit estético consigue modificar el aspecto del todocamino de la marca de los cuatro aros. Tal y como suele suceder en estos casos, el diseñador suele ofrecernos un adelanto, en forma de imágenes, antes de enseñarnos el modelo definitivo físicamente.

Audi SQ5 by Lumma Design

Con el nombre clave de CLR 4S, a esta preparación podríamos calificarla como una más de tantas. Los paragolpes delanteros y traseros lucen una apariencia diferente a los de serie, son más voluminosos y añaden un aspecto más serio al SUV de Audi. Detrás, podemos apreciar cuatro colas de escape que, a diferencia del modelo convencional, no son falsas. Otros detalles destacados son el alerón trasero en color de la carrocería y el pequeño apéndice aerodinámico, ubicado justo debajo de la luneta trasera, que aporta una pizca más de deportividad.

También te podría interesar:

Lumma Design, de momento, solo una transformación estética

El Audi SQ5 CLR 4S es un todocamino un poco más ancho que el modelo de serie debido, entre otras cosas, a los pasos de rueda ensanchados para dar cobijo a los neumáticos más anchos que equipa esta preparación.

La carrocería luce un llamativo tono amarillo, en contraste con los diferentes elementos repartidos por el exterior, como la parrilla o los faldones laterales, pintados en negro. Al mismo tiempo, la altura libre al suelo se ha rebajado unos milímetros y las llantas de aleación de serie han dejado paso a otras más espectaculares, con un tamaño de 21 pulgadas.

En el apartado mecánico, por el contrario, Lumma Design no ha comunicado ningún detalle técnico. De esta forma, lo único que sabemos seguro es que el Audi SQ5 de serie equipa una mecánica 3.0 TFSI V6, turboalimentada, que desarrolla una potencia máxima de 354 CV y un par motor de 500 Nm. Gracias a ella, es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 5,4 segundos y alcanzar una velocidad máxima, limitada electrónicamente, de 250 km/h.

Galería: Audi SQ5 by Lumma Design