Además de una imagen más dinámica, el coche eléctrico de BMW también anuncia mayor potencia y un nuevo sistema de carga.

Puede que algo eclipsado por las últimas primicias de la marca, como los BMW M5, Z4 Roadster Concept y X4 2019, casi se nos pasa de largo la presentación de su nuevo coche eléctrico, el BMW i3 2018. 

Bromas aparte, la actividad de la firma bávara, previa al salón de Frankfurt, está siendo frenética. En este caso, con el restyling de un modelo que llegó en 2013, con un halo de innovación y eficiencia nunca visto en el fabricante.

Además, tras una puesta al día recibida el pasado verano, han coexistido variantes con baterías de 60 y 94 Ah, así como versiones puramente eléctricas y otras de autonomía extendida. Estas se conocen como Range Extender (REX) y están dotadas de un pequeño motor de gasolina que ejerce exclusivamente de generador de energía. 

BMW i3s 2018

BMW i3 2018, ¿qué hay de nuevo?

Bien, ya sabemos lo que ha ofrecido hasta ahora este pequeño utilitario, de cuatro plazas y 3,99 metros de largo. Sin embargo, ¿qué novedades trae consigo el BMW i3 2018? Para empezar, solo estará disponible con la batería de iones de litio de 94 Ah, lo que asegura una autonomía oficial que varía entre los 280 y los 300 kilómetros en ciclo NEDC. Además, para quien necesite recorrer aún más distancia, se mantendrá la versión REX, con un pequeño motor bicilíndrico. ¿Qué supone su inclusión? Básicamente, aportar entre 130 y 150 kilómetros adicionales al conductor que le 'saca' 180 o 200 kilómetros al sistema eléctrico, para alcanzar una cifra real de unos 330.

Como buen coche eléctrico, uno de los puntos críticos es la gestión de la tracción en las fases de aceleración, de ahí que se haya variado la puesta a punto de los controles de estabilidad (DSC) y de tracción. 

Dejando el aspecto técnico a un lado, lo cierto es que la estética no sufre una evolución espectacular. De este modo, de cara a afrontar la segunda mitad de su vida comercial, el exclusivo urbano eléctrico incluye unos nuevos faros con tecnología de tipo LED, incluidos de serie, así como la posibilidad de optar por dos nuevos colores: Melbourne Red Metallic e Imperial Blue Metallic.

También existe la posibilidad de escoger entre cuatro acabados: Atelier (el de acceso), Loft, Lodge y Suite

Dejando estos aspectos a un lado, el resto de mejoras son menores. Algo que no parece grave, ya que su imagen se mantiene plenamente vigente.

BMW i3 2018 o BMW i3s, tú eliges

Sin embargo, aquí radica la verdadera importancia de la puesta al día. Por primera vez, la marca alemana permite disfrutar de una versión deportiva. Así es, el BMW i3s 2018 luce un diseño específico, con unas líneas que se esfuerzan en hacer que el coche parezca más ancho y dinámico, con elementos específicos, como los paragolpes o las llantas de aleación de 20 pulgadas. A incrementar esa sensación también ayuda el ancho de vías trasero, 40 milímetros mayor.

Sin embargo, lo importante puede quedar oculto al primer vistazo. Nos estamos refiriendo, por ejemplo, a la adopción de una suspensión deportiva, que reduce en 10 milímetros la altura del conjunto. O, sin ir más lejos, a la inclusión de un modo de conducción más dinámico, conocido como Sport. 

Ahora bien, las mayores diferencias las encontramos al hablar del propulsor. Así, mientras que la mecánica eléctrica síncrona de la variante estándar se conforma con 170 CV y 250 Nm de par, el i3s presume de 184 CV y 269 Nm. 

Respeto a las prestaciones, la versión convencional acelera de 0 a 100 km/h en 7,3 segundos y alcanza una velocidad máxima de 150 km/h (autolimitada), mientas que el i3s mejora esos datos hasta los 6,9 segundos y los 160 km/h.

BMW i3 2018
BMW i3s 2018

Más novedades...

Entre los elementos de equipamiento que puede incluir, destacan algunos de conectividad e infoentretenimiento, como el sistema multimedia iDrive 6 (con pantalla de 10,3 pulgadas), la funcionalidad Apple CarPlay o los servicios ConnectedDrive. Pero también, ayudas electrónicas a la conducción, como el sistema de frenada de emergencia automática con detección de peatones, el de reconocimiento de señales de tráfico Speed Limit Info, el de aparcamiento asistido o el control de velocidad de crucero adaptativo.

Respecto a las opciones de carga, BMW ofrece de serie un cargador optimizado, con un sensor de temperatura. Del mismo modo, el puesto de recarga doméstico BMW i Wallbox puede trabajar a 11 kW, lo que supone que es capaz de suministrar un alcance de 180 kilómetros en menos de tres horas. 

Con una presentación oficial prevista para el salón de Frankfurt, ahora, solo nos queda esperar para conocer su precio oficial en nuestro mercado, para cuando llegue a los concesionarios, en noviembre. Aunque, teniendo en cuenta que el modelo saliente con batería de 94 Ah cuesta 34.700 euros, sin aplicar descuentos, seguro que puedes hacerte una idea...

BMW i3s 2018

Descubre las últimas noticias de BMW:

Forma parte de algo grande

BMW i3 e i3s 2018