Un superdeportivo híbrido con 362 CV de potencia.

A menudo solemos ver vehículos de la policía más propios de un circuito que de las calles de una ciudad. En lugares como Italia, Gran Bretaña o los Emiratos Árabes Unidos saben bien de qué hablamos. El último país en sumarse a esta lista exclusiva es la República Checa, cuya policía acaba de estrenar un flamante BMW i8.

Vestido para la ocasión, el deportivo bávaro fue entregado a los responsables policiales el pasado 10 de mayo en Praga. Según hemos sabido, los miembros de seguridad podrán utilizar el vehículo durante 6 meses y un máximo de 20.000 kilómetros. Cumplido ese plazo, es bastante probable que devuelvan el coche con bastante melancolía.

BMW i8 policía checa

Un BMW i8 para patrullar las calles de Praga

De hecho, el BMW i8 está fabricado para robar los corazones de los aficionados al mundo del motor. El sistema de propulsión híbrido desarrolla una potencia de 362 CV, que aseguran unas prestaciones de primer nivel: alcanza una velocidad máxima de 250 km/h (limitada electrónicamente) y acelera, de 0 a 100, en 4,4 segundos. Todo, con un consumo medio oficial de 2,1 litros cada 100 kilómetros.

En este sentido, el coronel Tomas Lerch ya ha mostrado su agrado por la cesión del vehículo: "Estoy muy satisfecho del acuerdo entre BMW y la policía checa, que nos permitirá probar este vehículo alternativo de altas prestaciones, previamente utilizado por las fuerzas de seguridad de otros países".

En este sentido, debemos recordar que BMW está desarrollando una versión descapotable de este vehículo, denominada i8 Spyder. Es probable que, coincidiendo con el próximo salón de Frankfurt, el fabricante bávaro presente dicha carrocería cabrio. Por otra parte, los rumores apuntan a que, en breve, el i8 Coupé recibirá una actualización estética que, esperemos, vaya acompañada de un aumento de potencia de la mecánica híbrida.

Otras noticias relacionadas:

 

BMW i8 de la policía checa