La diversificación es un buen negocio y estas compañías lo aplican en su día a día.

Comencemos por lo obvio: las marcas de coches fabrican automóviles. Hasta ahí, todo perfecto. Algunas también producen camiones y motocicletas, pero hay varias especializadas en productos alternativos, como salchichas, molinillos de pimienta o yates.  

Lógicamente, la mayoría de estos negocios secundarios no son tan rentables como los principales y, por lo general, no están situados en las fastuosas sedes centrales de la compañías. No obstante, merece mucho la pena pasar unos minutos divertidos descubriendo de qué productos se tratan y a qué marcas corresponden.

Si nos acompañas, recuerda pinchar en la esquina inferior derecha de la foto para ir de sorpresa en sorpresa...

Otras listas interesantes: