Ahora que el mercado está copado de SUV urbanos, ¿sabes cuál fue el primero de todos? Efectivamente, el Nissan Juke, allá por el año 2010, aunque llegó como un modelo plenamente enfocado en el diseño y muy poco práctico, por lo que no se convirtió en un éxito de ventas. Además, todavía los utilitarios tradicionales estaban en boga.

Esta segunda generación mantiene ese halo de transgresión en el apartado estético, pero resulta mucho más utilizable en el día a día. Nosotros lo hemos probado con la versión híbrida no enchufable de 145 CV que, por eficiencia, evita echar en falta un diésel en la gama y encima disponemos de la etiqueta Eco. 

El Nissan Juke Hybrid N-Design, en cinco puntos clave:

Galería: Prueba Nissan Juke Hybrid N-Design

Diseño

La verdad es que, en el segmento de los SUV pequeños, las marcas personalizan sus propuestas con bastante esmero a través de adhesivos o carrocerías bicolor, pero el Nissan Juke no se queda en meros toques especiales, sino que el conjunto en sí disfruta de mucha originalidad.  

Por longitud, 4,21 metros, se trata de uno de los todocaminos urbanos más grandes. No obstante, parece más compacto de la realidad gracias a esa línea deportiva, reflejada principalmente en el lateral con la ligera caída del techo, marcadas líneas de tensión, cristales traseros oscurecidos y de pequeñas dimensiones, tiradores posteriores integrados en el pilar C y, en el caso del acabado N-Design, llantas de aleación bicolor de 19 pulgadas. 

El coche se sustenta sobre la plataforma CMF-B y, además del híbrido, se comercializa exclusivamente con el motor turbo de gasolina 1.0 DIG-T de 114 CV, asociado a un cambio manual de seis velocidades o a la transmisión automática de doble embrague DCT, con siete marchas. Esta variante lleva la etiqueta C de la DGT. 

Prueba Nissan Juke Hybrid N-Design
Prueba Nissan Juke Hybrid N-Design
Prueba Nissan Juke Hybrid N-Design

Interior

El esquema de mandos clásicos y pantallas del interior nos parece plenamente acertado. Es verdad que la instrumentación no es plenamente digital (mantiene dos esferas analógicas), pero en ella hay integrada un monitor de 7 pulgadas. En cuanto al central, se queda en 8 pulgadas, que está lejos de ser un tamaño referencia en la actualidad, pero tampoco nos parece un problema.

El sistema multimedia es compatible con los protocolos Android Auto y Apple CarPlay, junto con Amazon Alexa y Google Assistant. Además, hay un punto de conexión wifi de serie, pero por el navegador hay que pagar 481 euros. A cambio, el equipo de sonido BOSE consta de diez altavoces.

Prueba Nissan Juke Hybrid N-Design
Prueba Nissan Juke Hybrid N-Design
Prueba Nissan Juke Hybrid N-Design

Esta versión híbrida dispone del botón e-Pedal, que genera una retención más fuerte al soltar el acelerador, con el fin de poder prescindir del uso del freno (conducción con un solo pedal). Lo valorarás especialmente en bajadas pronunciadas y prolongadas. 

También debemos citar el botón EV, que fuerza los desplazamientos eléctricos cuando se dan las condiciones necesarias. Está situado entre las salidas de aire centrales y, la verdad, tiene más sentido en un híbrido enchufable que en un híbrido 'normal' como éste. Por cierto, el flujo de energía (el funcionamiento del sistema híbrido) sólo se ve en la instrumentación. 

El volante multifunción dispone de un botón específico de color azul para gobernar las ayudas electrónicas a la conducción ProPILOT Assist, entre las que se incluyen el mantenimiento de carril o el control de crucero adaptativo, entre otras. 

Prueba Nissan Juke Hybrid N-Design
Prueba Nissan Juke Hybrid N-Design
Prueba Nissan Juke Hybrid N-Design

En el apartado práctico, dos adultos de talla media caben sin problemas detrás. Es más, solo los más altos tocan ligeramente con el tapizado del techo, pero tienen un espacio muy amplio para las piernas. En cuanto al maletero, el del Juke Hybrid se tiene que conformar con 354 litros (como el de un SEAT Ibiza), 68 menos que el de la versión de gasolina, por la integración de la batería. 

Prueba Nissan Juke Hybrid N-Design
Prueba Nissan Juke Hybrid N-Design

Mecánica

Perfectamente conocido de otros vehículos Renault, Mitsubishi o Dacia, el tren motriz híbrido de 145 CV combinados está formado por un motor atmosférico de gasolina, con 1,6 litros y 94 CV, acompañado por dos propulsores eléctricos de 49 y 20 CV, respectivamente. El de menor potencia sólo actúa como generador de electricidad y la tracción recae exclusivamente en el tren delantero. 

La batería asociada tiene únicamente 1,2 kWh de capacidad, por lo que la autonomía eléctrica resulta muy limitada (alrededor de tres kilómetros). Por su parte, la transmisión automática Multimodo, sin levas en el volante, suma cuatro marchas para el motor de gasolina y dos para el eléctrico.

Por agrado de funcionamiento, esta caja está en un término medio: es más lenta que una con convertidor de par y de doble embrague, pero revoluciona mucho menos el motor de combustión que la e-CVT de Toyota. En general, salvo momentos puntuales de fuerte aceleración o largos repechos, resulta muy sedosa. 

Prueba Nissan Juke Hybrid N-Design

Este conjunto no otorga unas prestaciones destacadas. De hecho, están algo lejos de las que marcan motores turbo de gasolina o diésel con 145 CV. En concreto, el Juke Hybrid firma un 0 a 100 en 10,1 segundos y 166 km/h de velocidad máxima. No obstante, son registros más que suficientes para realizar viajes sin forzar la 'maquinaria'. 

Además, el consumo mixto puede estar perfectamente en un intervalo de 6/6,5 litros cada 100 km, que sólo se eleva un poco más si realizamos desplazamientos 'alegres' por autopistas o autovías. En cambio, por la ciudad, podemos ver cómo la media del ordenador de a bordo se mantiene o incluso baja alguna que otra décima por el mayor protagonismo del motor eléctrico. El amplio depósito de 46 litros garantiza autonomías muy valiosas. 

En marcha

El estilo deportivo del coche se muestra también en el tacto dinámico, aunque no hablamos de un SUV plenamente enfocado a las curvas, como lo puede ser el Ford Puma. En este caso, nos encontramos con un todocamino más equilibrado, lo que se agradece en largos viajes o en asfaltos algo irregulares.

En cualquier caso, su agilidad hará que te diviertas en tramos donde hay que apuntar bien y rápidamente con la dirección. Sin duda, tiene un punto más de emotividad que el Renault Captur, al que no obstante tampoco debemos considerar un modelo 'soso'.  

Quizá, un interior mejor aislado de ruidos aerodinámicos aumentaría el confort de marcha en tramos interurbanos. Por cierto, se agradece mucho la diferente respuesta del acelerador en los programas de conducción Eco, Standard y Sport. Como decíamos antes, en ningún caso, hay un empuje contundente, pero se puede adelantar con seguridad. 

Prueba Nissan Juke Hybrid N-Design

Equipamiento y precio

El acabado N-Design, tan sólo por debajo del Tekna (tope de gama), ofrece, además de lo citado, climatizador automático, faros Full LED, retrovisor interior fotosensible, cámara de visión trasera, acceso y arranque sin llave, sensores de alumbrado y lluvia, freno de estacionamiento electromecánico, carrocería bicolor o maletero con doble fondo.  

El precio al contado se va más allá de los 30.000 euros, concretamente hasta los 32.850 euros, que no es un precio bajo, lamentablemente. Si lo financias (recuerda que luego pagas más por los intereses que debes), la tarifa baja a 28.550 euros. A lo mejor te interesa un Qashqai de acceso a la gama (desde 26.300 euros financiando). Si es así, mira esta videoprueba. 

Nissan Juke Hybrid N-Design

Motor Gasolina, 4 cilindros en línea, turboalimentado, 1.598 cm³, 94 CV + 2 eléctricos (49 y 20 CV)
Potencia 145 CV combinados
Par máximo N.D.
Caja de cambios Automática Multimodo
0-100 km/h 10,1 s
Velocidad máxima 166 km/h
Consumo 5 l/100 km
Tracción Delantera
Longitud 4,21 m
Anchura 1,80 m
Altura 1,60 m
Peso en vacío 1.325 kg
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 354 l
Precio base 32.850 euros