La Policía Metropolitana de Londres ha resuelto un caso sin resolver que alegrará a los amantes de los automóviles deportivos clásicos. La Unidad de Delincuencia Organizada de Vehículos ha recuperado recientemente un Ferrari 512M que unos ladrones arrebataron al expiloto de Fórmula 1, Gerhard Berger, hace 28 años durante el Gran Premio de San Marino de 1995 en Imola. 

Los ladrones robaron el Ferrari 512M de Berger y el F355 de su compañero de equipo Jean Alesi en el aparcamiento de un hotel durante la carrera de 1995. Al parecer, Berger llegó cuando el ladrón se alejaba a bordo de su Ferrari, según una información actual de GrandPrix.com

Galería: Recuperado el Ferrari 512M robado a Gerhard Berger

La Policía Metropolitana recuperó el 512M de Berger con ayuda de la propia Ferrari. En enero, el fabricante de automóviles informó a los investigadores de que había inspeccionado el vehículo en nombre de un cliente estadounidense que compró el coche a un intermediario en el Reino Unido.

Después de varias pesquisas, la policía averiguó que el coche había ido a Japón tras ser robado. Parece ser, que después de unos cuantos años en el país oriental, el superdeportivo clásico llegó al Reino Unido a finales de 2023, donde la Policía Metropolitana incautó el Ferrari para evitar que el vehículo saliera del país, en principio, con destino a Estados Unidos.

"Trabajamos rápidamente con socios como la Agencia Nacional contra el Crimen, así como con Ferrari y los concesionarios internacionales, y esta colaboración fue fundamental para comprender los antecedentes del vehículo y evitar que saliera del país", dijo el investigador principal Mike Pilbeam, en el anuncio de la Policía Metropolitana sobre la recuperación del coche.

Motor Ferrari F512M 1994

Por el momento, parece ser que la policía sigue investigando los hechos y no se conoce que se haya producido ninguna detención, al menos, de momento. Lamentablemente, el F355 de Alesi sigue desaparecido.

Curiosamente, a pesar del robo de sus coches de calle, Berger y Alesi triunfaron en el Gran Premio de San Marino de 1995, con Alesi conquistando el segundo peldaño de podio y Berger, el tercero.

Detalle luz trasera Ferrari F512M 1994

El Ferrari 512M fue la evolución final del famoso Testarossa de los años 80. A diferencia de las versiones anteriores, incorporaba faros fijos en lugar de emergentes. El motor mejorado de 4,9 litros y 12 cilindros desarrollaba 434 CV y 500 Nm de par motor. La empresa sólo fabricó 501 ejemplares.