Flavio Figueiredo de Assis es el empresario fundador de la marca Lecar, compañía que producirá un coche eléctrico en Brasil, el Model 459, a partir de este mismo año. El directivo vendió una empresa del sector financiero para desarrollar vehículos en su país. 

El primer prototipo del Model 459 se montó en diciembre, en una estructura tubular con carrocería de plástico reforzado con fibra de vidrio y fibra de carbono. Casi todo el proyecto es nacional, sin salir de las fronteras de Brasil, con profesionales que ya han trabajado en la industria automovilística. La fábrica está en Caxias do Sul. 

Producción, en diciembre

La berlina empleará un motor eléctrico y una batería del proveedor chino Wiston. El resto es nacional, como comentábamos antes, a partir del análisis y el estudio de varios modelos de diferentes fabricantes por parte de los ingenieros encargados del proyecto. 

El prototipo se someterá a pruebas de impacto, aerodinámica y equipamiento de seguridad en el extranjero. La producción en serie está prevista a partir de diciembre de 2024.

Por 52.000 euros

Según la empresa, el Model 459 costará 279.000 reales (casi 52.000 euros al cambio actual) y tendrá una autonomía de 400 kilómetros. La previsión es producir 300 unidades al mes, unas diez al día, que no está nada mal. 

Además de las ventas, Lecar prevé instalar puntos de recarga, incluso rápida. En cinco años, los planes son de 50.000 coches anuales. ¿Estamos ante un Tesla brasileño? Quién sabe...

Fuentes de Lecar se pusieron en contacto con la web InsideEVs en Brasil y respondieron a algunas preguntas.

Nuestro fundador y CEO, Flavio Figueiredo Assis, fundó www.lecard.com.br, que opera en todo el país y tiene una facturación de 1.000 millones de reales.

Sabemos que el precio del Model 459 de Lecar está muy por encima de las posibilidades de la gran mayoría de los brasileños. Sin embargo, estamos trabajando duro para encontrar incentivos fiscales (al igual que en países como China y Estados Unidos, que no pagan impuestos sobre la producción de sus coches) con el fin de reducir la carga fiscal sobre los automóviles, que es del 43% en Brasil.

En otras palabras, podríamos tener nuestro coche en el mercado por 156.000 reales (29.000 euros) con el apoyo del gobierno. Los coches eléctricos tienen innumerables beneficios para el medio ambiente, y contar con la ayuda gubernamental será crucial si queremos actuar más rápidamente para cambiar la base energética de nuestro país.

En cuanto a los comentarios sobre los materiales compuestos y la estructura del vehículo, como anunciamos estamos en la fase de prototipo y no de producto final, pero vamos a hacer un coche muy sostenible. Creemos en Brasil y juntos vamos a construir la nueva historia de la industria automovilística brasileña.