Las motocicletas de hoy en día están repletas de tecnología orientada al rendimiento procedente del mundo de las carreras. Desde la electrónica más avanzada hasta las mejoras aerodinámicas, parece que las motos son cada vez más sofisticadas.

Sin embargo, mientras que todas estas cualidades sin duda proporcionan algún tipo de beneficio cuando se pilota al límite en un circuito, nosotros, los simples mortales, también valoramos lo bien que quedan en las motos, estéticamente hablando.

Este es el caso de las piezas aerodinámicas de recambio, como los winglets, y también de los refrigeradores de freno del especialista español en recambios Puig. Derivados directamente de la competición, se emplean en las mejores motos de MotoGP y WSBK. También podrás encontrarlos en las mejores superdeportivas e hiperdeportivas como la Aprilia Tuono V4 Factory.

Spanish Accessory Specialist Puig Has A New Brake Cooler For Sportbikes

Hasta 10 grados menos

Dicho esto, Puig ahora te permite conseguir el beneficio añadido, por no mencionar el factor 'cool', de estos refrigeradores de frenos. Este componente se monta en los pernos de la pinza de disco. Las imágenes muestran el nuevo producto de Puig instalado en una Kawasaki Ninja ZX-10R y una Yamaha YZF-R1, ambas con horquillas Showa que se encuentran en una variedad de otros modelos.

En principio, la instalación de este accesorio debe ser fácil y sencilla. Según Puig, el refrigerador de frenos puede reducir la temperatura de funcionamiento de los mismos hasta 10 grados, especialmente en los días más calurosos cuando se conduce de forma deportiva.

Esto es particularmente útil para aquellos que disfrutan en la pista o en las curvas de sus secundarias favoritas. Además, Puig también afirma que dichos refrigeradores mejoran la aerodinámica al reducir las turbulencias de aire en la rueda delantera, optimizando así la estabilidad a altas velocidades.

Spanish Accessory Specialist Puig Has A New Brake Cooler For Sportbikes

Pieza de plástico para que sea barata

Sin embargo, a diferencia de los lujosos refrigeradores de freno de carbono que encontramos en las máquinas de competición, el accesorio de Puig está fabricado con un plástico ABS más asequible con el fin de mantener los costes bajos.

Además, la empresa española proporciona un certificado con el fin de garantizar su legalidad en carretera, ya que las modificaciones aerodinámicas de este tipo tienen directrices estrictas, especialmente en Europa. Por otra parte, Puig aún no ha anunciado los precios, colores y modelos específicos, aunque no tardará mucho en hacerlo.