Con el fin de año, que está a la vuelta de la esquina, finalizará oficialmente el descuento de 20 céntimos a la hora de repostar combustible. Ahora mismo, los precios de la gasolina y el diésel no están al nivel más alto (hemos estado peor, sin duda), pero la ayuda supone un gran alivio, desde luego. 

¿Qué sucederá a partir del 1 de enero de 2023? El Gobierno todavía no ha dado una solución definitiva, pero es cierto que, el pasado mes de noviembre, Teresa Ribera, ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, se inclinó por restringir este apoyo solo "a quien más lo necesita". 

Galería: Actualidad y seguridad vial

Cheque para las rentas bajas en Francia

Si así sucede, la siguiente duda es saber dónde se pondrá el límite a la hora de percibir la ayuda. ¿Será una división por profesiones o por nivel económico? ¿Quizá una mezcla de ambas? Todavía es un misterio. 

Al respecto, Francia ya ha establecido su solución: un cheque anual de 100 euros para aquellas personas con los sueldos más bajos, inferior a 2.000 euros (hablamos de Francia, recuerda). Además, hay que presentar una declaración jurada en la que quede demostrado que el beneficiario necesita su coche para poder ir al trabajo. 

Esta prestación es individual (en un hogar la pueden recibir varias personas si cada una tiene un coche) y engloba tanto a automóviles como a motos, con independencia de su sistema de propulsión: gasolina, diésel, bifuel, híbrido enchufable...

Las elecciones pueden ser la clave

¿Te convence esta solución francesa? Quizá sea necesario cubrir además a otros colectivos relacionados con el transporte, sobre todo a pequeñas empresas y autónomos que trabajen, por ejemplo, repartiendo o siendo taxistas. 

Ahora bien, cabe recordar que el año que viene es tiempo de elecciones. Las municipales se celebrarán el próximo 28 de mayo, mientras que las generales se producirán, probablemente, en el mes de diciembre. 

Aquí puede estar la clave del asunto, porque si el Gobierno PSOE/Podemos quita parcial o completamente esta ayuda, puede recibir un castigo en las urnas y eso es lo último que desea un partido político que se encuentra en el poder. Por lo tanto, hay que ver qué decisión toma el Ejecutivo, que debería darse a conocer de forma inminente.