Sufrir un accidente de coche, aunque no sea grave, puede ser una experiencia angustiosa. Por suerte, vivimos en una época en la que la seguridad pasiva ha conseguido que los impactos no sean tan peligrosos como antes... aunque también se producen consecuencias curiosas. 

Andrea Juárez, residente en Dallas (Texas) y conocida en Twitter por el nombre @pielcanela, sufrió un accidente con su Nissan. Juárez contó a Motor1.com que su vehículo  recibió un golpe lateral en una intersección de cuatro vías, y salió con una mano fracturada y una contusión bastante imperceptible en el antebrazo del mismo lado.

Incluso en las turbias secuelas del accidente, Juárez tuvo la suficiente lucidez como para detenerse y tomar una foto de su notable cardenal

 

Como se puede ver (y pido disculpas a los demasiado aprensivos), la insignia de Nissan en el volante quedó grabada en su antebrazo al explotar el airbag del conductor.

La imagen del moratón ha tenido mucha repercusión en Twitter en el transcurso de un día, con 163.000 Me Gusta y casi 10.000 Retuits en el momento de escribir este artículo. Pero quizás lo más interesante de esta historia son las respuestas de otros usuarios con experiencias muy similares. 

 

En la foto de arriba, puedes ver que un desafortunado conductor recibió una reproducción casi perfecta del logotipo de la H de Hyundai en su antebrazo, allá por 2016.

Desplázate hacia abajo en el hilo de respuestas, y encontrarás marcas involuntarias de, bueno, muchas firmas. Dodge, Jeep, Honda, Mazda, Buick y otros fabricantes están representados en esta inesperada avalancha de imágenes. De hecho, hay docenas de personas con lesiones y marcas muy similares, la mayoría de las cuales aparecen casi exactamente en el mismo lugar del antebrazo.

Los airbags se inflan mediante la combustión rápida de un producto químico, que hace que el gas se expanda y llene una fina bolsa de nailon en décimas de segundo. Esta bolsa sale hacia el exterior a velocidades de hasta 322 km/h y desplaza el panel central del volante, que suele estar decorado con el logotipo de la marca del coche.

Ahora ten en cuenta lo común que es que la gente conduzca con una sola mano, a menudo con ella en la parte superior del volante y el antebrazo suspendido en algún lugar sobre el centro del propio volante. Normal que con esta incorrecta forma de conducir, se sufran tantos daños sobre los antebrazos.

En fin, abróchate el cinturón, conduce con prudencia y coge bien el volante con las dos manos justo por encima de los radios laterales. Así seguro que evitarás un moratón de este tipo...

Foto principal: Luis Gael Jiménez