¿Pero dónde vas?

Todos hemos cometido errores al volante, algunos más grandes que otros, pero este fallo entra dentro de lo absurdo. El conductor de un Jaguar F-PACE seguro que recordará el día en el que pensó que tenía un todoterreno con snorkel en lugar de un SUV

Sí, porque en vez de evitar una gran balsa de agua que tenía delante de él, hizo lo peor posible: acelerar a fondo antes adentrarse en ella. A pesar de que el modelo tenía tracción a las cuatro ruedas, fue una acción completamente lamentable. 

Galería: Jaguar F-PACE 2021

Ningún pato resultó herido en esta maniobra, pero no podemos decir lo mismo del pobre Jaguar. De hecho, en la descripción del vídeo pone que ha quedado inutilizado debido al bloqueo hídrico del motor. 

Nos lo creemos plenamente, si tenemos en cuenta que sale más agua por el tubo de escape que por un coche de hidrógeno, como el Toyota Mirai. ¡Menudo inconsciente!

Dicho esto, podemos ver que el F-PACE acaba superando el gran charco, así que a lo mejor ha conseguido sobrevivir a esta atrocidad. El incidente tuvo lugar el pasado 19 de enero en Rufford Mill Ford, al norte de Nottinghamshire, en Reino Unido.

Solo podemos suponer que el conductor no calculó con precisión la profundidad del agua, pero ese no fue el mayor error que cometió ese día: si hubiese ido despacio, el agua no se hubiese introducido en el motor. 

El golpe contra el agua fue tan fuerte que el todocamino casi perdió la matricula y los limpiaparabrisas intentaban desesperadamente eliminar el exceso de agua. A lo mejor, el 'genio' del conductor pensaba que estaba en un raid...

Un auténtico todoterreno como el Land Rover Defender, perteneciente a la misma compañía que el F-PACE, no habría tenido problemas en cruzar el agua gracias a su generosa distancia libre al suelo. Esto demuestra las limitaciones de los SUV modernos, aunque el hecho de que acelerara justo antes de atravesar el agua tampoco ayudó.