El piloto italiano ya disfruta de su Street Triple RS.

Para premiar al piloto de Moto2 más competitivo en esta temporada, se creó el Triumph Triple Trophy, un trofeo muy parecido al BMW M Award de MotoGP, pues se puntuaba con siete puntos la velocidad máxima en carrera, con seis la pole position y con cinco la vuelta rápida.  

El ganador ha sido Marco Bezzecchi, piloto del Sky Racing Team VR46, que es el nuevo propietario de una Street Triple RS muy especial, gracias a su consistencia a lo largo de la campaña 2020. La entrega de la moto se produjo en el circuito de Portimão, sede del último gran premio de este año.

Galería: Triumph Triple Trophy 2020

Cabe recordar que la Street Triple RS emplea un propulsor tricilíndrico de 765 cm3 y 123 CV, que sirve como base para el motor de Moto2. Sin duda, se trata de una naked muy dinámica y de elevadas prestaciones. 

Así lo confirmó Bezzecchi al recibirla: "Esta moto es una pieza de diseño y, sin duda, resulta la motivación perfecta para sacarme por fin el carné. Tener una moto de calle con el motor de mi moto de carreras es simplemente increíble. Ya me estoy imaginando con ella por mis carreteras favoritas". 

Marco Bezzecchi, campeón del Triumph Triple Trophy 2020

Bezzecchi forjó su triunfo en el Triumph Triple Trophy al marcar la velocidad máxima en nueve carreras, si bien en cuatro calcó el registro con otros rivales, muestra de la enorme igualdad en esta categoría. 

También en nueve ocasiones, estas cifras han sido superiores a las del año pasado, fecha en la que se estrenó Triumph como proveedor oficial de motores de Moto2, lo que muestra la evolución mecánica experimentada por la marca británica.  

Steve Sargent, jefe de Producto de Triumph, felicitó a Bezzecchi: "Enhorabuena a Marco por ser el primer ganador del Triumph Triple Trophy. Con este premio, nuestra intención era valorar otros aspectos de las carreras, más allá del ganador de la misma, y estamos muy contentos de haber sido capaces de hacerlo". 

Y añadió: "La categoría de Moto2 está realmente apretada y estamos muy orgullosos de poder demostrar cómo las décimas de segundo, o unos pocos kilómetros por hora, pueden marcar la diferencia".